miércoles, 30 de julio de 2014

Momentos de enraizamiento interior

Son momentos de enraizamiento interior, donde nuestros pilares deben de ser reforzados para elevar la esencia de nuestro ser.
Un presente que va más allá de nuestro ahora actual. Con él elevaremos el alma de quien somos. No hay limitación, teniendo en cuenta que ésta, parte de nuestra voluntad al alejarnos de nosotros mismos. Cuando nos unificamos con aquel quien en verdad somos, entonces, el sol mantiene su calidez e intensidad, iluminando nuestro camino y el de aquel que se acerque a nosotros. Somos un faro en medio de una gran tempestad de los tiempos actuales. Los movimientos emocionales de cada uno son debido a la transmutación de lo antaño en quien somos.
Nuestra nave parece tambalearse a punto de ser golpeada por alguna roca emergente en nuestro caudal y hundirnos, pero solo son imaginaciones nuestras, porque lo que puede suceder no se encuentra en nuestra mente, y menos en nuestro pasado, por lo tanto, aquello que experimentamos en el ahora, solo es fruto de los miedos acumulados a lo largo de nuestro camino.
Nos encontramos en tiempos donde la integridad, la honestidad y la compasión son parte importante de nuestros pilares para elevarnos como seres divinos que somos. Dejar la humanidad para permitir la manifestación de nuestra divinidad comporta hacer mucha limpieza en nosotros, y esto es lo que está sucediendo en estos momentos en nuestra vida y en gran parte de los que habitamos este amado planeta.
El proceso de la liberación es grande, inmenso, y debido que muchos todavía no están acostumbrados a dejar ir, sucede lo que sucede. No hay peligro. No hay miedo un paso más allá de donde te encuentras, pero debes de experimentar el dar este paso para traspasar el umbral de la nueva vida ante la cual ahora te encuentras. Es una cuestión de libre albedrío, porque en todo momento se te respeta para el mayor bien de tu alma. Cuanta más resistencia haya en ti, más movimiento emocional se producirá en tu interior. ¡Libérate de aquel quien no eres para dar paso a tu verdadera esencia manifestada!
¡No temed!, os digo a todos aquellos que os sentís removidos interiormente y dudáis de lo que os está sucediendo. Sólo es el universo que os viene a ofrecer la libertad de tu ser y poder manifestar la divinidad que hay en ti.
Son momentos para enraizaros y manteneros bien firmes en la fuerza de vuestro corazón y la protección y sosiego de aquel quien sois. Nada debéis de temer, porque los tiempos actuales están haciendo una limpieza en el planeta, separando a los que quieren adaptarse a esta nueva etapa de la vida, y los que no. ¡Enraízate y no temas, porque estás siendo fuertemente protegida y amada, estimada alma!
Deja que tus raíces se adentren bien al fondo de tu esencia para agarrarse con fuerza y absorber la fuerza interior que hay en ti. Deja que el alimento que ya se encuentra dentro de ti alimente cada parte de tu ser, dándote aquello que necesitas en todo momento para el fluir con la vida y la apertura de la plenitud en todo aquel que se haya enraizado con las energías del amor, con la integridad plena de su ser.
Los movimientos interiores van y vienen, pero manteneros en vuestro centro, porque no hay nada que pueda abatir la fuerza de vuestro amor emanado desde vuestro corazón. Sois fuertes y estáis capacitados para alejar cualquier influencia de vuestro entorno que no esté en sintonía con aquel quien en verdad sois.
Todo lo que está sucediendo en estos momentos en nuestro planeta está dirigido para decir ¡Basta! de ser aquel quienes no éramos, y dar paso a quien somos realmente. Esto es Amor, y el universo nos da una nueva oportunidad y nos facilita que podamos dar este cambio. Esto es Integridad, Honestidad. La Unicidad llama a nuestra puerta para dejar atrás las limitaciones y poder emprender el camino sentido en nuestro corazón desde hace muchos años.
Ahora es la oportunidad tan esperada y dar la mano al AMOR en nosotros. Con él nada nos detendrá. Deja que tus raíces lo abracen. Escucha su voz y pon a término aquello que te dicte, porque él, sabe el camino a seguir a partir de ahora. La pureza manifestada es fruto de la liberación de nuestros miedos y el inicio de una nueva etapa vivida desde el corazón. Tu nueva guía. Tu nuevo consejero. El altavoz del Hogar que te abre las puertas para darte cuenta que perteneces a una Familia Superior, tu verdadera Familia.
Vivir en la materia te confunde, te ha distraído y te ha hecho creer que aquel quien eres no es más que una quimera. Ahora empiezas a despertar y te das cuenta que esta quimera que te hicieron ver hace años, solo era la ignorancia de quienes lo decían. Esta quimera es la realización de tu presente, porque aquello que sentimos en nuestro interior, es el camino a seguir, y con el tiempo, esta quimera se convierte en realidad.
Ahora nos encontramos en la materialización de lo que sentíamos hace tiempo o mucho tiempo. Ha habido un trabajo personal, y ha llegado la hora de recoger sus frutos. La tierra ha sido labrada, abonada y plantada, y después de un tiempo de espera, ha llegado la hora de empezar a recoger los frutos tan anhelados, para algunos, quimera. No es una ilusión cuando has ido cuidando tu interior. No es una ilusión el querer recoger unos frutos cuando el tiempo ha acompañado y el trabajo realizado con la tierra ha sido el adecuado. Algunos todavía dicen no darse cuenta de lo que está sucediendo. ¡No los escuchéis! ¡Dejadlos! porque también llegará su momento, bien en la vida actual o en otro planeta de un nuevo universo ya creado para los que decidan no dar el paso. Vosotros observad vuestros frutos y alimentaros de ellos. Vuestro corazón os está hablando claro y alto.
¡Es tu hora! Ha llegado tu momento para cruzar el umbral hacia aquel quien eres. Muchos ya lo hemos cruzado y te esperamos al otro lado. Ven hacia la Luz. Deja que tu Divinidad te guíe y te lleve allí donde debes de estar con tu nueva manera de ser más amorosa y con la sabiduría adecuada para dar los pasos por tu misma, amada alma.
Somos más de los que nos quieren hacer creer. Los hermanos del Hogar también se encuentran en este lado esperándote. No temas. No desfallezcas porque estás siguiendo la voz de tu sabiduría interior. Tus miedos se dan cuenta que ya nada tienen que hacer, porque saben que ya no pueden ni podrán contigo, por eso hacen un último intento para que no cambies. Es el último intento de lo que fue de ti para que no avances, pero tú, firme y centrada en tu corazón, avanzas con serenidad y confianza hacia la Integridad. Tu decisión aleja los miedos y las limitaciones que tuviste, por eso sientes lo que sientes, porque ellos (tus miedos e indefensiones), saben que van a perder esta batalla pacífica, donde con tu libre albedrío vas a cruzar la puerta que separa el ayer con tu presente eterno lleno de amor y realización.
Son tiempos donde cada uno debe de decidir quién quiere ser a partir de ahora: continuar con quien fuiste y todo lo que viviste, o adentrarte a aquel quien eres y manifestarte con todo tu resplandor ante el mundo y tu entorno, dejando que la Luz ilumine tu camino y a tu entorno.
Por eso, debes de enraizarte en tu interior para dejar que el ser amoroso que eres pueda ser presentado al planeta con todo su resplandor.
¡Adelante! ¡No temas! Deja que aquel quien eres se manifieste.
Gracias por ser y estar.
Gracias.
 
Que el Amor, la Paz y el Coraje sean en todos vosotros.
 

 

 

 

 

viernes, 25 de julio de 2014

Entendiendo este mundo

A pesar de los pesares, uno mira de entender lo que acontece en su entorno fijándose y analizando los componentes que derivan cualquier resultado obtenido. Se introduce en su ambiente o hábitat del lugar para entender lo sucedido. Son intentos que no siempre llevan a un resultado de entendimiento, a no ser que el camino de deducción finalice en encontrar algún “culpable” como deducción de su búsqueda.
Uno puede entender su mundo, adentrándose en él y analizarlo desde sus pautas y costumbres. Cuando así es, puede quedar atrapado en las creencias aceptadas impuestas desde su exterior para obtener un resultado satisfactorio para su mente. Todo lo que sucede está incluido en un contexto parcial. Cuando se llega a una conclusión partiendo de este contexto, lo que sucede es que sin darte cuenta, este convencionalismo parcial te ha atrapado. No podemos interpretar y aprender desde el sistema, sino desde una visión más objetiva, no así subjetiva, de lo aparentemente estándar.
Querer entender lo que sucede en nuestro amado planeta desde el raciocinio, nos lleva a potenciar más este sistema de creencias. No se obtiene ningún resultado íntegro, sino que, cualquier conclusión hallada es fruto de una distorsión de la realidad y ésta, nos lleva a otras preguntas y cuestiones sin resolver, sintiéndonos atrapados por el círculo de más preguntas, más, más y más planteamientos para entender lo acontecido en los nuevos tiempos.
Uno puede querer entender lo que sucede partiendo de su exterior, o bien, partiendo de sí mismo.
Para entender lo que está aconteciendo en nuestro entorno, yo empecé por mí mismo. Inicié el camino de entenderme para llegar a entender el mundo. Así es como llegué a entenderlo y a encontrar el sentido de lo             que sucedía y sucede.
Hay dos caminos: partir de tu exterior, o yendo a tu interior. Puedes entender lo que te rodea, adentrándote en el ambiente que se produce la situación, o ir a tu interior para saber qué hay de ti y qué sientes. El primero de los caminos te lleva al desconcierto, a una actitud de víctima y a más dudas en tu camino. Cada paso que das, aparece otra interrogante, acumulándolas sin saber, a menudo, qué hacer con ellas. Siempre hay cosas y situaciones que no acabas de entender, a la vez que van saliendo otras. Conclusión: puedes perderte, confundirte y ser atrapado por su vibración.
No podemos entender lo que sucede, tanto en nuestra vida como en el planeta que habitamos sin abrir las puertas de tu interior y adentrarte a tu mundo interior, donde refleja en tu exterior lo que en él se encuentra.
Para entender tu exterior, debemos de conocer nuestro interior.
Para entender nuestro amado mundo, debemos de conectar con nuestra amada esencia.
Para obtener una comprensión de lo que sucede, debemos de conocernos nosotros primero.
Cuando vas entendiéndote tú mismo, las dudas y las preguntas empiezan a desaparecer. Te das cuenta que las respuestas de tu entorno aparecen mientras vas recordando y conectando con aquel quien eres.
Eres parte de tu mundo y dentro de él se encuentran los pilares del mundo de tus sueños, aquel donde tu vida y la de toda la humanidad se unifican para vivir en armonía y paz, y donde el amor sea el pilar de toda existencia en este planeta.
Tu interior es parte de tu exterior, y todo lo que sucede en tu exterior, es la materialización según nuestro interior.
No busquemos la comprensión fuera de nosotros. La sabiduría se alberga en el interior de nuestro ser. Cuando más nos acerquemos a nosotros, más iremos entendiendo lo que sucede fuera de nosotros.
No hay que buscar fuera lo que se encuentra dentro. Este es uno de los cambios que se están produciendo en nuestros tiempos, donde el ser humano empieza a ir a su interior para conocerse y abrir así las puertas del entendimiento de su existencia y la evolución, no tan solo personal, sino del planeta que habitamos.
Entender a nuestros semejantes, consiste en entenderte primero a ti mismo. Tú eres parte de la comprensión externa. Cuando más nos conozcamos, más llegaremos a aceptar y comprender a todos los que nos rodean y sus acciones.
No hay nada al azar.
Hay un sentido Universal Mayor para todo lo que está sucediendo en la vida de cada uno y el proceso evolutivo planetario. Estamos interrelacionados, por lo tanto, todo aquello que te permita evolucionar en ti, estás ayudando a evolucionar al resto de la humanidad y permitir que el planeta continúe elevando sus energías. No hay nada porque sí, y todo está sujeto a la intencionalidad amorosa por la cual vinimos a este planeta de una sola luna.
La comprensión del mundo empieza en ti.
La transformación de este mundo también empieza en ti.
Comprender implica aceptar y entender lo que sucede, y esto, solo será posible si empezamos con nosotros mismos, entonces, todo nuestro entorno lo veremos sin crítica ni juicio, porque nos daremos cuenta que todo está bien y sucede por un mayor bien de todos, de cada uno y de nosotros mismos.
 
Entender lo que sucede nos lleva a abrir el corazón y permitir que lo que acontece suceda, sintiendo la calma, la paz y el amor en nosotros desde la serena comprensión del proceso en el cual nos encontramos y el planeta.
 
Desde mi corazón, que el Amor y la Paz sean en todos vosotros.
 

 

jueves, 24 de julio de 2014

La Luz de las Palabras (90)

 
"La prosperidad no se ha de ir a buscarla,  debes de dejar que te venga. No se encuentra, se atrae".  
 
 
Que el Amor y la Paz sean en ti.