domingo, 22 de julio de 2018

Transmisiones de la Nueva Energia


Después de un tiempo en comunicación constante con la Divinidad Superior, y los Seres de la Luz, se ha visto que era el momento adecuado para la realización de una serie de transmisiones a tener presente, teniendo en cuenta el punto evolutivo que se encuentra el planeta Tierra y toda la humanidad. 
Sintiéndolo también en mi interior, se acordó, junto con el Hogar, transmitir una serie de aspectos para su aplicacion en los nuevos tiempos que vivimos que nos permitirán subir nuevos peldaños en el proceso evolutivo de nuestro ser.
Quiero anunciaros la presentación de una serie de vídeos en directo que se realizarán a partir del próximo mes de agosto donde se tratarán aspectos relacionados con la Nueva Energía que estamos viviendo en estos tiempos de cambios. 
Nuevos pasos nos esperan.
En pocos días, y dentro de este mes, se presentará un vídeo explicando más detalladamente el contenido de estas comunicaciones recibidas y los temas a transmitir.
Este proyecto en forma de vídeos en directo finalizará a finales de este año 2018, siendo éste, el inicio de un nuevo Ciclo para la evolución de la humanidad y el planeta. En la primera grabación se detallarán los motivos de esta iniciativa, su contenido y  procedencia.
Debemos de dar un paso más hacia nuestra Ascensión, y el Hogar nos ofrece su mano para que así sea.
Ha llegado la hora de subir nuevos peldaños hacia la creación de la Nueva Tierra y la Divinidad manifestada en cada uno.
A todos, un abrazo.

miércoles, 18 de julio de 2018

Dando pasos hacia el adiós


¡Hola Madre! Sé la situación que vives, y con los años que llevo a tu lado, me doy cuenta como ya has empezado a despedirte de aquellos que te rodean, siendo tú partícipe de sus creaciones y vidas. Para aquellos abiertos de Corazón, pueden darse cuenta como ya vas despidiéndote de los seres más cercanos. Las señales empiezan a aparecer.
En un principio te quitaste la medalla donde constaban todas las iniciales de tus hijos y la pusiste en un lugar bien escondido. Tú no eres consciente de este hecho.
Después de un par de semanas, y de buscarla por toda la casa, pude encontrarla.
A continuación perdiste el anillo de casada. Esta vez, tu pareja y esposo pudo encontrarla al cabo de unas horas. Tampoco fuiste consciente de esta perdida.
Todo lo representativo, a través de las joyas que tú tanto has valorado a lo largo de tu vida, empiezas a dar los primeros pasos de liberación, como si ya tuvieses presente el marcharte de este mundo, de tu familia más cercana a través de la simbología de las joyas: tus hijos y tu esposo.
Los ojos conscientes pueden darse cuenta de lo qué ha representado estas pérdidas iniciales, aunque luego llegaron a encontrase como si quisieran decir:
-         Todavía no es la hora, pero ya se vislumbra.

Amada madre, cada vez vives más en tu mundo irreal abrazado por tu pasado. Tu ser va desapareciendo de esta realidad que vives. Aquella madre que recordaba y podía llegar a tener opinión, ya no está. Haces presencia en este mundo, y aquellos que te ven por la calle no saben de los momentos que estás viviendo, a no ser que nosotros, tu familia más cercana, les hayamos comentado la situación. No aparentas tener los síntomas que manifiestas en la convivencia diaria con los seres, que en estos momentos tienen cuidado de ti.
No tienes opinión, ni parecer, ni capacidad de decisión, porque todo lo relacionado con tu empoderamientos ha sido bloqueado por el proceso seguido a lo largo de tu vida.
Tu corazón, todo y así, todavía se da cuenta cuando alguien te ama o no y cuando se te respeta.
No disciernes lo que te conviene y lo que no. Tu mente ya no es la que era, y tu palabra un cúmulo de dudas, equivocaciones o silencios por no saber qué palabra es la adecuada según lo que quieres decir a cada momento.
A veces te doy conversación para que practiques y no acabes de olvidar del todo el lenguaje que has ido haciendo servir a lo largo de tu vida actual.
En algún momento te has enfadado un poco porque se te decía que hagas alguna cosa para tu mayor bien, debido que ya no recordabas el motivo de aquel paso a dar.
Todo y así, ahora eres feliz. Ahora, en estos últimos años, desde que vuelvo a estar contigo, te he visto sonreír, reír sola y activar tu sentido del humor, que nunca has manifestado. Me alegro que mi presencia haya activado esto en ti. Me gusta verte reír y sentirte bien. Esto me alegra porque no recuerdo haberte visto reír nunca de corazón, a gusto. No tenía estos recuerdos de ti cuando era pequeño estando a tu lado; en cambio ahora, eres la mujer más feliz porque te sientes amada, respetada y tratada de tu a tu sin un pasado a recordar.
Solo existe el presente en estos momentos para ti. Te has liberado de vivir en el tiempo, y ahora, solo eres presente, donde puedes deleitarte plenamente de la vida.
Te amo y veo como tu físico va deteriorándose cada vez más, con más aceleridad.  Tu mente…….cada vez se despide más de ti, todo y así, intentas mantener la imagen de estar como todos tus años anteriores hasta hace poco, aunque hay días que te hayamos de decir qué ponerte porque si fuera por ti te pondrías cualquier cosa que no sintonizaría con el lugar donde deberías de ir.
Solo aquellos que vivimos contigo sabemos de la situación que vives, y cuando alguien se da cuenta del verdadero estado interior, queda afectado en más o menos grado depende de la relación que pueda llegar a tener contigo.
No podemos decir que las cosas ya no son como antes, sino, como el mes pasado, o incluso, como la semana pasada. Todo se acelera.
Amada madre, has querido abrazar el Alzheimer y aceptarlo como parte de ti. Ya no nos podemos dirigir a ti como lo hacíamos antes. Ahora hemos de dejar la mente a un lado y solo acercarnos desde el Corazón, siendo así como nos podemos relacionar y aceptarnos. Ya casi no hay mente, solo el presente, y es en cada presente en tu vida terrenal que hace que des sentido a tu existencia. Siempre lo mismo. Por la mañana aquí o hago esto, y por la tarde ir a allá o hacer lo otro. Tu vida se ha convertido en una rutina que te permite saber qué hacer aquel día, y que este tenga sentido para ti.
Al atardecer, entonces, es cuando expresas:
-         ¡Un día más! – como si ya fuera la hora de ir a dormir.
Así cada día.
Lo que no sabes, madre, es que aquellos quienes contigo estamos, hemos tenido que cambiar nuestras vidas. La Luz de tu situación ha hecho que tuviéramos de hacer cambios en nuestra cotidianidad y tenerte más presente a cada momento.
Ya no puedes vivir sola, pero tú no lo sabes.
Hemos tenido que tomar una nueva decisión en relación a ti, debido que eres tú, con tu sintomatología, quien nos va dirigiendo sobre qué decisiones tomar. Tú no eres consciente de lo que te está pasando. Para ti, todo continúa igual, a excepción de tu cuerpo que ya no te responde como tiempos atrás. De eso sí que eres, en cierto grado, consciente.
Te tenemos presente, como parte amada de nosotros, pero no podemos preguntarte sobre lo qué hacer. Ahora las decisiones esenciales hemos de tomarlas nosotros porque has hecho que nos concedieran tu tutela en nuestras manos. Tú, esto, tampoco lo sabes, solo el hecho de sentirte amada y respetada por la persona que aceptaste como esposo, y tu hijo mayor, aunque a veces me llames como “mi hijito”, que compartimos nuestras vidas contigo.
Todo lo vivido contigo me ha permitido llegar hasta aquel quien ahora soy. Sinceramente, sin ti, yo ahora no sería quien soy.
Estos últimos años han sido un “máster existencial” para mi ser, pudiéndote entender como no lo había hecho hasta ahora, con la claridad de la Verdad.
Me alegro de estar a tu lado en estos momentos que vives.
Tu alma ya no encuentra sentido continuar aquí donde estás. Pero tú no lo sabes. Este cuerpo tuyo ya no te responde como hacía años atrás. Los detalles de las pérdidas comentadas, y de otras, denotan que estás esperando el momento de transcender. Pero tú no eres consciente. Continuas viviendo tu mundo, riendo, haciendo broma y sintiéndote apoyada por los quien contigo estamos.
Llegará el día que verás la Luz, y cuando quizás ya no recuerdes nuestros nombres, y la veas ante ti, no tengas miedo madre. Acércate y entra en ella, porque  seres amados te estarán esperando para dar la bienvenida. Sabrás que dentro de aquella Luz serás amada. Sabrás que todo lo vivido tenía un sentido, ayudándonos a todos aquellos que contigo habremos estado a tu lado. Mientras, continúa en tu día a día, aplicando tus rutinas y comentarios intranscendentes y distorsionados, porque son los que dan sentido a tu vida actual, dentro de tu mundo irreal.

El Amor de quienes vivimos este proceso junto a ti, te abraza y te acompaña elevando tu alma y la nuestra, en este proceso de gran aprendizaje, comprensión, aceptación y Amor.
Gracias por tu Luz, amada madre.
Gracias por tu situación, porque sin tú saberlo, has permitido que seres de tu entorno pudieran acercarse a ti desde su corazón. Les has enseñado a abrir sus corazones, porque es la única llave que puede abrir la puerta de poder vivir estos momentos a tu lado hasta el final, con la naturalidad, aceptación y serenidad necesarias, dándote el Amor que en estos momentos necesitas.
Para nosotros has sido, y continúas siendo, una gran Luz, aunque no todos sean conscientes.

“....y la barca se aleja, dejando atrás una vida llena de anhelos y momentos esperanzadores de poder expresar aquel que habita dentro de uno mismo.
La nave se adentra en el curso de las aguas celestiales para iluminar a aquel ser y poder subir nuevos peldaños en su proceso de Ascensión”.

Te amo madre, y desde mi corazón, abrazo tu alma.    

miércoles, 11 de julio de 2018