miércoles, 29 de julio de 2015

Desde la planicie más elevada de tu alma


En la placidez del abrazo de tu esencia consciente, sientes la suave brisa de tu elevación constante viendo el horizonte ante ti, y los orígenes de tu ser, sintiéndolos en lo más profundo de tu presencia cristalina y amorosa, como el agua que fluye, clara, fresca y nítida, desde sus inicios hasta tu presente.
Ves como el sentido de la inmensidad celestial se despliega ante ti y te muestra la verdadera armonía de toda existencia en ti. Solo sientes. Solo te inunda la serenidad y la comprensión del Todo en un instante del ahora.
Más allá de ti se encuentra más de ti, tu esencia abrazando cada ser, cada vida, cada interrogante posible para ser respuesta con tu recordar, con tu sentir a lo largo de tu sendero.
No hay titubeos cuando te encuentras inmerso en el caudal de este curso en el cual te encuentras en esta encarnación abierta a la consciencia y al dar el salto cuántico en ti, después de siglos de un pasado hasta el presente luminoso donde el despertar interior ha permitido abrir las puertas de los corazones andantes para que los rayos del universo lleguen a tu corazón y te permitan empezar a sentir la naturaleza que hay en ti procedente de un Hogar Celestial al cual todos pertenecemos y volvemos cuando nos despojamos de todo sentimiento del ego. Es el volver a Casa, de la cual partiste en su momento y participar en la más Amorosa Voluntad Superior procedente de otras dimensiones de nuestro firmamento, en este planeta velado, guiado y amado por las más altas esferas existenciales.
Ahora es la hora de cruzar esta puerta hacia el Hogar y reencontrarte con todas las almas hermanas de la Luz y la Sabiduría que siempre ha estado dentro de ti, actuando tu ser, como guardián y sabedor de la más alta consciencia de la Divinidad que eres.
Ahora es la hora de abrir las puertas de tu Divinidad y dejar fluir tu vida por la alfombra acogedora para que tu alma pueda sanarse y unirse con la Hermandad de la Luz y más allá de nuestro mundo. El momento de la reunificación ha llegado.
Lo que puedas llegar a sentir y a percibir a partir de ahora, no lo deseches, porque es parte de ti y, a la vez,  Luz y empoderamiento en tu camino. Aquel quien en verdad eres, te llevará a la manifestación del ser amoroso que siempre fuiste y pide paso, al abrir tu corazón y permitir que la consciencia que eres guie tu vida.
Tus pasos ya no serán los tuyos. Serán la intencionalidad de tu Divinidad hacia lo que viniste a realizar según la Voluntad Superior a la cual todos pertenecemos.
Ha llegado la hora para que puedas llegar a sentir tu verdadera esencia escondida entre el ropaje de tus miedos a lo largo de los años y la aceptación de los convencionalismos sociales, religiosos y culturales. Liberarse de lo no-tuyo, te permitirá percibir una nueva vida y un nuevo sentido en tu vida.
Ha llegado tu hora para que sientas el verdadero amor en ti, y sintiéndolo, liberarte de todo aquello que necesitabas apegarte para tu aprendizaje. Parte de este tipo de aprendizaje, ya no tiene razón de ser. Tu aprendizaje puede ser a voluntad con tu predisposición y apertura de corazón.
Sintiendo y siendo consciente de lo que sientes, acortarás el camino de la purificación y la materialización.
Hay alegría en mí por todos vosotros, porque vuestra hora, nuestra hora, ¡por fin!, ha llegado.
Ahora sí, YO SOY, YO SOY, YO SOY.

Que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros.




jueves, 23 de julio de 2015

¡Amadas almas hermanas!

Amadas almas hermanas que habitáis en los rincones de este amado planeta, a todas os bendigo y quiero agradecer vuestra presencia en estos momentos tan cruciales de la evolución de nuestro planeta y el despertar y avance de la consciencia en cada uno. Sin vosotras, nada seria de lo que está sucediendo en estos momentos cruciales para desterrar la oscuridad (no-consciencia) de nuestro mundo.
Parte de las entidades de baja vibración ya han empezado a dejar este planeta para dirigirse a otras lides donde su presencia ayudará a los seres que habitaran allí donde estén con sus presencias. Nuestra Tierra se encuentra en un proceso donde no hay vuelta atrás. La Luz que ha ido adquiriendo gracias a todas vosotras, amadas almas hermanas, está produciendo una gran liberación para todos.
Aquello que has podido vivir y parecía que la vida no os sonreía, ahora está dando sus frutos. Lo viviste. Quizá sufriste, pero continuaste tu camino hasta llegar al presente. Eres fuerte, con un gran empoderamiento activado desde hace un tiempo. Ahora es la hora de manifestar aquel quien en verdad eres. Todos necesitamos de ti. Aunque parezca que no puedes, tu presencia nos ayuda a todos. Te necesitamos, y aunque tu memoria no lo recuerde, así lo acordamos. Aunque vivas al otro lado de donde yo vivo, todas contamos contigo, porque sin ti, este mundo no tendría sentido. Eres parte de todos nosotros y tu amor y tu luz son Una con la nuestra.
Estamos creando la manifestación de una nueva raza en este planeta, donde tú y todos los que lo habitamos somos parte de esta Intencionalidad Superior. Nos estamos uniendo, y cuando más recordemos individualmente nuestra esencia, más nos uniremos y liberaremos los egos, los miedos y las densidades del interior de cada uno.
¡Cuánto te queremos, amada alma! ¡Eres tan amada por todos tus hermanos, tanto encarnados como tú, como de todos aquellos pertenecientes al Hogar de donde procedemos! No estás sola, ni nunca lo has estado, y en los tiempos actuales, tu presencia está dando de la mano a otros para abrir los ojos del corazón y poder ver la Luz a la cual pertenece y poder sentir el Amor que cada uno es.
Vivís grandes momentos estelares aquí en este mundo de una sola luna. ¿Pensabas que eras poca cosa o que tú sola, amada alma, no podías hacer nada? ¡Oh, no! Precisamente tu presencia está iluminando los caminos de todos aquellos que te rodean. ¿Qué no te acuerdas de las veces que has ayudado a alguien, en el sentido que sea? Cada vez que lo hacías, abrías un poco más las puertas de la Consciencia, siendo un Faro Celestial para aquellos que te necesitaban en aquel momento. Tu Amor se manifestaba.
¡Eres tan grande y hermosa, amada alma encarnada!
Llegará el día que volverás donde nosotros estamos, y nos reconocerás, porque tú eres parte de nosotros, creadora de este Hogar del cual perteneces.
Estamos contigo y tu presencia en estos momentos del proceso del amado planeta donde os encontráis, permite elevar la vibración de todo aquel que lo habita, incluyendo el propio planeta. Todos os eleváis y tu alma, en el ser que habitas, puede aportar lo que solo tú sabes transmitir y ofrecer de la manera que lo haces. Somos unos afortunados de tenerte encarnada, amada alma, en este lugar del universo que te encuentras donde gran parte de los seres que lo habitan, están colaborando con vosotros en estos momentos para que la Intencionalidad Divina Superior, pueda llevarse a término.
¿Sabías que tu Luz, te permite avanzar?
¿Sabías que el Amor que hay en ti, que eres, te está abriendo las puertas de tu camino?
Ama, siente este Amor en ti y deja que te lleve más allá de tu presente para sentir aquel quien en verdad eres, tu verdadera naturaleza, tu prístina esencia divina: DIOS en ti, manifestándose ahora y aquí.

Sé, porque me lo habéis hecho llegar, que algunos de vosotros encontráis a faltar nuestras palabras cuando alguna semana no hay publicación. A veces, hay aspectos, según la Divinidad en mí, que necesitan mi presencia y mi total entrega a ellos. Dejo que ella me guíe y me lleve allí donde mi esencia se necesita.
Vivimos momentos importantes de gran eclosión amorosa, y quizás, no siempre pueda transmitiros unas palabras. Mi presencia es requerida, cada vez más, en aspectos de mi entorno que necesitan toda mi entrega y mi Amor; todo y así, cada uno de vosotros estáis en mi corazón y mi Amor está en cada uno de vosotros.
Estamos unidos, y cada vez, nos estamos acercando y uniendo más.
Gracias a cada una de vosotras, amadas almas hermanas por vuestra presencia, que vuestras palabras hacia mi ser emanadas de vuestra esencia, permiten que pueda llegar a todos aquellos que la Voluntad Superior me designa.
A todos, gracias.

Que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros.





sábado, 18 de julio de 2015

¡GRACIAS!

Quiero dar las gracias a todos los que me saludáis de diferentes lugares de nuestro amado planeta y por los buenos deseos hacia mi ser, así como de las palabras emanadas de vuestro corazón, abriéndolo y expresando aquello que sentís. Solo así podemos acercarnos y unirnos sabiendo que no estamos solos y que la vida, a través vuestro, de cada uno, nos vela.

Desde mi corazón, ¡GRACIAS! ¡GRACIAS! ¡GRACIAS!, y que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros.