miércoles, 15 de noviembre de 2017

El canto del silencio



Nuestro fiel acompañante en los momentos más necesitados, nos abraza, respetando nuestra presencia sintiendo lo que sientas en cada momento. Aposentado en nuestro ser, abre sus brazos para ser aceptado cuando necesitemos de instantes de conocer nuestra verdadera historia, situación o verdad ante la vida que nos encontramos avanzando entre los lazos de un pasado y nuestra esencia abriéndose paso entre los obstáculos, la indiferencia y la ignorancia de nuestra racionalidad apegada a unos troncos ancestrales procedentes de lo que ya no es.
Nuestro fiel acompañante en medio de mareas emocionales, dudas, incertidumbres y resistencias, respeta nuestro espacio y nos consuela con su presencia. A ti, amado Silencio, mano donde acogerse en los momentos de más sonoridad en nuestra vida e impulsos para mostrar y expresar aquello que sentimos.
¡Oh, amado Silencio procedente de un más allá para apaciguar y calmar las mentes humanas de este mundo terrenal! Hemos invadido tu espacio, ignorado tu presencia, sin saber el por qué de tu melodía apaciguadora y canto de liberación para todos aquellos que quieran saber de ti. Aceptarte, es permitir que nuestra voluntad se vea reflejada en un espejo donde puedas darte cuenta de la veracidad de tu situación actual. Es poder ver la luz tan anhelada por nuestro interior para abrir su puerta y airear todo aquello que pueda haber en nosotros que no esté en consonancia con nuestra verdadera esencia.
¡Oh, amado Silencio! Estar contigo nos permite ir más allá del raciocinio y poder sentir, porque tu presencia está abrazada con el sentir innato que cada uno posee.
Momentos preliminares para preparar tu presencia en cada uno, aireará el interior de cada humano que se predisponga a encontrar y conectar con su verdadera esencia.
Tú, Silencio eterno, que nos ofreces tu lucidez para poder hacer las paces con nosotros mismos y crear la cuna para el bienestar de nuestros pasos a dar. A ti, amado Silencio, procedente de las estrellas y más allá de nuestra presencia actual, a ti, me entrego por momentos para sentir y observar la situación que pueda estar viviendo y establecer la armonía en mi interior y todo mi ser, para que mi alma pueda mostrarse con todo su resplandor y majestuosidad.
¡Oh, amado Silencio!, que durante milenios te hemos ignorado y no aceptado como parte de nuestro proceso, ahora me abro a ti y me dispongo a sentir tu canto, derramando tu amor hacia mi esencia y todo mi ser.
Dejo que me abraces y me hagas ver lo que en medio del tumulto diario donde puedo navegar, permitas que pueda dilucidar el camino a seguir según lo establecido por mi alma. Tu presencia ilumina mi camino y me muestra todos aquellos aspectos ignorados o escondidos inconscientemente para no desapegarme de todo aquello que limitan mis pasos y mi proceso en esta vida actual.
Tú, siempre expandes mi interior y mi visión de los hechos. Cuando estamos juntos me transportas más allá de mi presente y me haces sentir mi esencia y aquello que mi corazón susurraba para mi mayor bien, aunque quizás, no siempre fue escuchado y atendido.
Con los años, nuestro amado Silencio ha aprendido a estar con cada uno de nosotros para cuando lo podamos llegar a necesitar. Él, cuando le cogemos de la mano y nos abrazamos nos hace sentir el amor que somos. Nos lleva a restablecer nuestro posible estado inicial y nos eleva hacia la lucidez y el amor de nuestra verdadera esencia, la cual, a pesar de todo nuestro rechazo a lo largo de las encarnaciones, continúa estando con nosotros, siendo paciente con nuestro proceso evolutivo de recordar quien en verdad somos.
Nos encontramos en tiempos donde nuestro querido acompañante, nos invita a cooperar con él para la creación de una nueva Tierra y una Humanidad resplandeciente donde el Amor sea la unión con todos los seres que habitemos el nuevo mundo.
Empecemos a estar en nuestro amado SILENCIO para poder permitir la recuperación del estado interior que nos abrirá las puertas de la reconexión con nuestra alma, y poder con el tiempo, llegar a mostrar nuestra verdadera esencia Divina que cada uno es.
El Silencio nos abrirá las puertas de nuestra Divinidad. En él sentiremos la verdadera energía que estamos irradiando, así como nuestra esencia innata, el Amor que nos elevará y permitirá llevar a término aquellos pasos que necesitemos dar para llegar a aquel quien en verdad somos.
Todos los grandes maestros espirituales han sabido del Silencio y cómo utilizarlo para su sendero de Ascensión.
Te invito, amada Alma, que a partir de hoy abras tu interior para tener en cuenta y abrazar aquel acompañante que siempre ha estado contigo para cuando necesites unos momentos de calma, lucidez y claridad en relación a tu estado interior.

El Silencio me ha enseñado mucho de mí.
Ha estado un maestro donde, sin imposición, me ha transmitido la verdad de lo que iba viviendo a lo largo de los años. Lo llegué a aceptar en mi vida, y ahora, él y yo somos Uno, teniendo su espacio cada uno cuando nuestra alma así lo determine.
Sigo mi camino entre el sosiego y el amor que siento en mi interior. Ha sido, y es, a través del Silencio que a lo largo de los años, pude llegar a discernir qué era lo más adecuado en mi camino y lo que no. Pude llegar a sentir con intensidad mi verdadera esencia y mi naturaleza como ser encarnado que era, sabiendo mi sentido en esta vida actual y mi misión.
El silencio está en contacto continuo y relacionado con la meditación, los momentos de interiorización, con la naturaleza y los estados internos alejados del mundanal ruido que nos rodea en medio de nuestro día a día ajetreado.

Abrid vuestras mentes para dejar un espacio para el Silencio. Él os ayudará a retornar a vuestro estado inicial.
¡Hay tanta sabiduría inmersa en el Silencio!
¡Hay tanto Amor irradiando desde la cuna del Silencio!
Aceptemos todo lo que el universo nos permite utilizar para el mayor bien, no tanto de nosotros, sino el de todos. Recordemos que cada uno de nosotros es una Fuente donde beber o recibir todos aquellos que nos rodean.
Que todo lo emitido desde el centro de nuestro corazón sea el Amor que todos somos. Que nuestra Divinidad pueda mostrarse con toda su majestuosidad y pureza.
Que el canto del Silencio eleve vuestro ser. Que su melodía armonice vuestro Espíritu y podáis volar sintiendo el Hogar del cual todos procedéis en este plano Tierra donde ahora todos coincidimos y colaboramos para su Ascensión.

Que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

jueves, 2 de noviembre de 2017

Con David sobre la situación actual



 Después de un tiempo de no saber nada sobre David, a continuación os presento el último encuentro tenido con él:
-         ¡Hola David! Hace poco más de siete meses pudimos publicar nuestro último encuentro para ser transmitido. Desde entonces, supongo que ha habido cosas, situaciones que han cambiado a lo largo de los meses. ¿Qué resaltarías en relación a lo que está sucediendo?
-         Estamos liberando el pasado de cada uno. El interior de cada ser, de cada persona, está haciendo una gran limpieza, en el sentido de liberar y ya no aceptar algunas de las situaciones que hasta ahora ha ido viviendo y manteniendo.
-         ¿Puedes especificar un poco más estas palabras?
-         Cada vez hay más silencio en el interior de cada uno. Cada vez se adentra más en el interior de uno mismo para encontrar la paz, el sosiego y no querer convivir, o alejarse de todo aquello que hasta entonces no le hacía sentirse bien. Hay un cambio de dirección. Hasta hace poco se dirigía todavía, de una manera generalizada, hacia el exterior de uno mismo. La gente está descubriendo un paraíso en su interior donde no hay cabida nada de lo que él mismo ha creado en su vida diaria. Esto representa crear un estado donde el bienestar, digamos felicidad y paz, es posible. (Pausa). Lo que está sucediendo es una transformación del papel de la forma para que no sea sobrevalorada como hasta ahora, dando lugar y permitiendo avanzar unos pasos hacia la primera línea, el fondo de todo lo vivido.
-         Exactamente, ¿qué quieres decir con el fondo de lo vivido?
-         A menudo nos quedamos con lo que vemos a simple vista, pero todo lo que podemos observar o percibir con nuestra vista, solo es fruto de algo superior para el ser que está experimentando lo vivido. Se está empezando a no quedarse con la forma, con lo material, lo visto, sino con el sentido de lo sucedido que va más allá de lo que parece, a menudo, a simple vista. Cuando valoramos la imagen, estamos dejando de tener presente el motivo que ha creado esta imagen y el por qué se ha llegado hasta aquí, hasta este punto que ha creado un malestar, un dolor a uno de los involucrados o a todos ellos. Lo que nuestros ojos perciben solo es una resolución de todo un proceso para llegar a este punto. Entonces, nos tendríamos que preguntar: ¿qué me está diciendo esta situación? Cuando lo observamos sin creencias, sin juicio ni crítica, sin tomar partido por uno o por el otro, entonces, nos daremos cuenta que más allá de lo sucedido hay una base, un motivo de aprendizaje para entender nuestra vida, la de aquel o aquellos que se vean involucrados en el hecho. Cuando se encuentra la raíz de lo sucedido, entonces, aprendemos y podemos dar los pasos hacia su prevención para otras veces y crear un mayor bienestar en nosotros. Esto significa frenar aspectos de nuestro pasado para que no intervenga en nuestro presente. Significa no permitir que lo que fue, ahora sea, porque cada uno ya no es el mismo que tiempo atrás.
-         ¿Quieres decir que estamos liberando nuestro pasado para que no intervenga en nuestra vida actual?
-         Aquel que fuimos fue creado con un tipo de energía. Ésta ya no es la misma que años o decenios atrás. Todo ha cambiado, por eso, las profecías de Nostradamus no se cumplieron. Las energías han cambiado para que podamos llegar a aquel quien cada uno es, y a la vez, todos somos. (Pausa). Ahora son tiempos de definir nuestra vida, los pasos que queremos seguir y la cualidad que cada uno quiere tener. Por lo tanto, el pasado ya no tiene sentido en los tiempos que vivimos para ser nosotros mismos.
Después de una pausa más larga, David continua diciendo:
-         Vuestro corazón os dirá qué hacer. Escuchadlo y no dudéis de su guía. Aquel a quien se dirige es a vosotros.
-         Te conozco desde hace tiempo, ya hace unos años. He conocido parte de tu proceso y algunos de los pasos o momentos vividos a lo largo de él. A veces, para aquellos que puedan leer estas palabras, puede ayudarlos el saber cómo alguien como tú ha podido sobreponerse en momentos de los que se conocen como duros o difíciles. ¿Podrías comentar o detallar alguno de los aspectos que tú has podido seguir a lo largo de tu proceso en estos tiempos, y por momentos, tan movidos?
Después de un nuevo silencio alargado, me comenta:
-         Pertenecemos a un Hogar que no es de aquí. Nuestra verdadera Familia no se encuentra en esta encarnación. Raramente nuestros Familiares se hayan encarnados en este planeta donde vivimos. Ir a nuestro Hogar nos ayudará a recordar y a ver lo vivido desde otra visión más liberada de toda creencia o limitación que podamos llegar a tener. Algunos conocéis a nuestros Familiares amados como ángeles, maestros ascendidos u otros seres de Luz que conviven con nosotros en este espacio que vivimos en medio de nuestro universo. He tenido que ir a mi interior para saber de mí y de todo lo que estaba sucediendo en mi vida y mi entorno. Pude ver con claridad el motivo de todo. El fondo de lo que se podía percibir a través de nuestros ojos físicos. Más allá pude encontrar el verdadero sentido de todo lo que estaba sucediendo en cada presente de mi proceso o del momento que con ellos estaba. Ir a nuestro interior nos permitirá liberarnos de lo adquirido para sentir lo esencial de nosotros: nuestra verdadera esencia: el Amor, aquel quien somos.
-         Coméntanos alguna pauta de cómo poder ir a nuestro interior.
-         Si te sientas en un lugar cómodo o donde uno se encuentre bien, poniendo una música suave o que le guste, sin ser muy marchosa, cerrando los ojos y dejándote ir, seguro que vas a encontrarte bien y con ganas que estos momentos puedan alargarse. ¿Te imaginas este estado de tranquilidad, de paz y sosiego durante todo el día? Con este hábito cotidiano y poniendo nuestra intencionalidad para tener un espacio para nosotros cada día, nos ayudará a sentirnos bien y poder vivir aquel día sin quedarnos con una visión distorsionada de lo que fue o viví. Buscad momentos para estar con uno mismo y hacer actividades, cosas que os hagan sentir bien. Esto permitirá tomar vuestro empoderamiento interior y, con la práctica, rechazar, cambiar vivencias no queridas o crear nuevas situaciones que os permitirán tener una mejor cualidad de vida, o como mínimo la iréis introduciendo cada vez más en vuestra vida. Al final, escuchando a vuestro corazón, sabréis lo que mejor os conviene o no y qué dirección seguir en vuestra vida. Solo con la calma y paz interior podremos ver más allá de lo que se nos presenta ante nosotros.
-         Tengo que decir que he visto cambios en ti - intervengo diciendo. Cambios importantes que me han hecho acercarme más a tu ser y querer estar contigo cada vez más. Lo digo abiertamente y desde el corazón. Realmente cuando uno se libera de lo que se conoce como karma, entonces solo queda él y todo su resplandor.
-        
-         Y tengo que decirte: GRACIAS por ser, y con el tiempo,  poderte llegar a conocer. GRACIAS.
-        
-         ¿Qué piensas de la Nueva Energía que nos encontramos? – le pregunto.
-         Aquellos que puedan darse cuenta de ella sintonizarán con su interior porque verán que ésta coincide con nuestra verdadera esencia, nuestra verdadera energía interior. La Nueva Energía no es una etiqueta más para definir los nuevos tiempos. No es algo teórico ni intelectual. La Nueva Energía es literal, perteneciente a nuestra esencia innata, debido a un aumento de la consciencia de nuestro planeta y a una predisposición, cada vez más, de una mayor parte de los habitantes voluntarios de este mundo, de este plano Tierra. Esta Nueva Energía nos activa nuestro ADN y nos está permitiendo a todo aquel que así lo desee dar pasos, digamos cuánticos, en su proceso ascensional para poder manifestar la Divinidad que cada uno es. Lo que está sucediendo en nuestras vidas es la liberación de todo lo limitado y denso que pueda llegar a existir en nuestro interior y en el planeta para elevar sus energías y crear una nueva Tierra y una nueva raza donde todos sean UNO y se conviva de una manera armónica con todos los seres vivos existentes de esta dimensión.
-         ¿Qué dirías de los movimientos y los acontecimientos que están sucediendo en las latitudes de cada uno?
-         Lo que denomináis oscuridad está dándose cuenta que está perdiendo su poder y necesita dar un golpe de puño sobre la mesa para hacerse notar e impresionar a todos aquellos, que cada vez son más, que quieren un cambio en sus vidas y un estado interior donde sienta el bienestar y el amor en su día a día, en su vida cotidiana. La vieja energía ya no tiene cabida en los tiempos actuales. Hay quien todavía quiere vivir en ella y quiere traer el pasado en el presente para que todo continúe igual. No quieren los cambios por miedo. Lo nuevo los aterra y su ego se rebela haciéndose oír allí donde podáis estar. Estos son los tiempos actuales, donde el cambio es un hecho y no hay vuelta atrás. La baja vibración se rebela y llama la atención para que se la tenga en cuenta, pero tienen los días contados. El proceso puede ser lento, pero lo vivido ya no tiene lugar en esta nueva Tierra que se está forjando a lo largo de todos los continentes de este mundo, porque en cada rincón hay una luz irradiándose hacia la intencionalidad de una Unicidad con todos los seres encarnados, y cada uno de ellos es esa Luz que permitirá, en su momento, dar el cambio tan esperado por nuestro verdadero ser.
-         Por lo tanto, David, no debemos de temer con lo que sucede porque es el prolegómeno de lo que será según la Voluntad Superior que rige el universo.
-         Vivimos momentos de grandes cambios, y todavía habrán más y de importantes en relación a cada uno de nosotros. Lo que te diría es lo dicho antes: escucha a tu corazón y sabrás qué hacer en todo momento y toda situación. Lo que vemos en la forma contiene un fondo que da sentido a nuestra existencia y a lo que vivimos. Aprendamos a abrirnos para saber del verdadero sentido de todo lo que vemos y experimentamos.
-         Gracias, pues, David por tus palabras y permitir que éstas puedan llegar a todos aquellos que puedan necesitarlas. Gracias por tu ser. Gracias por este encuentro nuevamente.
-         A ti – me responde finalizando el encuentro.