jueves, 21 de mayo de 2015

Desde el Hogar

Amados, las puertas del Cielo ya se encuentran en la Tierra.
Durante años habéis esperado y esperado su venida, pero ahora, esta venida ya se encuentra en vuestro interior.
Cada una de vuestras células empiezan a resonar sus consciencias para unificarse y emanar el maná divino que sois.
Vuestro interior está dejando de ser aquel quien erais, para convertiros en aquel quien siempre fuisteis.
Es ahora, con el fin de lo exterior, que lo interior de cada uno abre las puertas de su manifestación según lo acordado. ¡Ahora ilumináis! Ahora empezáis a iluminar los caminos hacia vuestra esencia. Ahora es el momento de entender que lo vivido tuvo su sentido.
Es ahora, los tiempos que vivís, que Cielo y Tierra se unen para que la Voluntad Superior pueda manifestarse en vuestra dimensión.
Ya no hay motivos para lamentarse, porque el dolor irá quedando atrás a medida que vayáis sintiendo vuestra verdadera esencia en vosotros. Entonces sentiréis aquel quien en verdad sois, y cuando así sea, cada vez con más intensidad, el sentido de vuestra existencia empezará a manifestarse en la pureza, integridad, Luz y Amor.
¡Grandes momentos vivís en el ahora!
Todo el Universo sabe de vuestro proceso y hay alegría en nosotros.
Os honramos por estar donde estáis y acceder a la Intencionalidad Superior, a la cual todos pertenecemos.
Os animamos a continuar vuestro camino, a pesar de las dudas, los desconciertos o las supuestas inseguridades debido que os dais cuenta de la rapidez cómo está cambiando vuestra vida y no llegáis a percibir más allá de vuestro presente.
¡No temáis, amadas almas! No temáis porque aquel quien sois os guiará y os acogerá en los momentos más gloriosos de vuestro camino.
 Estáis siendo protegidos. No temáis.


Que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros. 

miércoles, 13 de mayo de 2015

El dolor de vuestro presente

El alma desconcertada y perdida es la no consciencia manifestada.
Cuando sentimos el dolor de nuestros actos y la consecuencia de nuestro pasado en el presente de nuestra existencia,….tened presente que vosotros pusisteis la pasarela para llegar hasta este punto del camino como bendición de vuestro proceso para llegar a la consciencia.
Siento vuestro dolor interior. Veo vuestra impotencia para liberaros de aquello que altera la paz y el sosiego dentro de vosotros. No lo rechacéis. Aceptadlo como sabiduría inconsciente de vuestro ser para llegar a la Luz. No ignoréis lo vivido y sentido, incluso ahora en vuestro presente actual. Sabéis lo que no queréis. Cuanto más os centréis en ello, más se intensificará en cada uno.
Centraos en lo que vuestro corazón os susurra. Centraros en lo que sentís, porque será en este sentir, lo que os permitirá discernir entre lo que queréis para vosotros, y lo que no. Aquello en lo que os centráis, atraéis a vuestra vida.
Sentid la paz y el bienestar en vosotros. Sentid el Amor. Aunque para muchos de vosotras, amadas almas, no podáis llegar a sentir el amor en vuestro interior, no quiere decir que no lo tengáis. A veces me comentáis el desamor que habéis vivido en vuestra vida y de pequeñas, dulces almas. No temáis. No estáis solas.
No os centréis en lo que no queréis y que de buen grado os liberaríais. Centraos en lo que sí que queréis y en cómo os queréis sentir, hagáis lo que hagáis.
Ahora, en este presente es el momento idóneo para llegar a vosotros.
Empieza a sentir tu nueva vida y aquello que quieres irradiar desde tu corazón.
Aquel quien tú eres, llama a tu puerta.


Que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros.

miércoles, 6 de mayo de 2015

El fin de los sueños

Durante encarnaciones, siglos, e incluso años en nuestra vida actual, hemos soñado. Necesitábamos soñar para podernos liberar de la situación vivida y alejarnos del entorno que nos rodeaba. Los sueños han sido como una válvula de escape para vuestras presiones e impotencia. Eran como un espacio donde os sentíais libres y con empoderamiento para sentir el bienestar en vosotros.
Sueños y sueños, donde a menudo nos alejábamos para estar solos o desconectábamos de nuestro hábitat y así poder sentir nuestra capacidad de crear un mundo nuevo, un mundo donde nosotros, por fin, podríamos encontrarnos bien.
Nuestra mente nos llevaba a delirar para sentirnos nosotros. Eran momentos especiales donde añorábamos una manera de vivir y nuestro interior pudiera encontrarse como en Casa.
Ahora os digo, amadas almas y hermanas de esta Gran Voluntad a la cual todas pertenecemos, que la hora ha llegado. Ha llegado el momento anunciado donde los sueños han llegado a su fin. Su hora ha finalizado.
Ya no necesitáis soñar para sentiros bien, sino Realizar para materializar lo que sentís en vuestro interior. Ahora se os da la oportunidad para que vuestro interior cree vuestro exterior.
Los tiempos que vivís ya no son de soñar, sino de vivir en acorde a lo que sentís. Esta es la gran bendición que se os concede para vuestra plena realización. Ya no necesitáis soñar pensando que ya no podéis vivir en un mundo donde sólo se encuentra en vuestro interior sino que este mundo ideal ahora lo podéis materializar. Ya no se conforma con estar en vuestra imaginación, sino que la imaginación que durante años tuvisteis, ahora es el momento de plasmarla en la materia. Vosotros sois los creadores de la nueva Tierra, de la nueva humanidad.
Todo lo vivido hasta ahora, os ha llevado hacia la manifestación del verdadero ser que sois.
El pasado se aleja y deja de influenciaros cada vez más. Ya no tiene la fuerza de antaño para gran parte de vosotros. Cada vez sois más. Ahora sentís el empoderamiento del Amor en vuestros corazones.
Los sueños ya no son pasivos, ya no forman parte de una desconexión con vuestro entorno, sino la emanación de la creación. Lo que fueron vuestros sueños forman parte de vuestra voluntad, en el presente, para crear la vida que sentís en vuestro interior.
Dejad que los sueños se alejen, como parte de vuestro pasado. Ya no son el espacio para fantasear, sino para crear el camino de vuestra alma.
Estos tiempos no son el período de querer y pensar que “quizás”, sino de poder y crear aquello que vuestra voluntad emana desde el corazón.



Que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros.