domingo, 30 de diciembre de 2012

Año Nuevo


Dentro de unas horas finalizaremos un nuevo año de nuestro calendario. No sé si ya habéis pensado en los próximos deseos a expresar a medianoche de cara el nuevo período anual.
Quizás tenéis pensado decir que la vida os sonría, que vuestra situación laboral mejore, o a lo mejor que las relaciones personales vayan a mejor. No está mal como objetivos, ahora bien, ¿os habéis planteado alguna vez el por qué cada año se pide y se pide, a menudo lo mismo o muy parecido?
Permitidme ser más sencillo en mis deseos:
Que vuestro corazón guíe vuestros pasos y podáis sentir el Amor y la Paz en vuestro interior; el resto, todo llegará en su momento.
¡Sí! Os quiero felicitar por este nuevo año que entraremos, o mejor dicho, por este día que mañana iniciaréis como primer día del resto de vuestra vida actual. ¡Esto sí que es importante! ¡Ah!, ¿qué coincide con el inicio de año?
¿Y?
La Felicidad solo se encuentra en el presente y esto es lo que quiero para vosotros, plena felicidad en vuestro ser; esto querrá decir que sentís la divinidad dentro de vosotros, que el Amor y la Paz os abrazarán en todo momento.
Una vez sintáis el Amor en vosotros, esto es lo que atraeréis. Amor atrae Amor. El resto vendrá por sí solo. Aquello que necesitéis lo obtendréis.

Para finalizar esta felicitación, estos buenos deseos para todos vosotros, querría regalaros unas palabras sacadas del libro “Dios me habló”:


“El Amor abre todas las puertas, no importa cuán firmemente cerradas puedan estar, no importa qué oxidadas por falta de uso. Tu trabajo es traer unidad y armonía, para abrir todas aquellas puertas que han estado cerradas durante largo tiempo. Ten paciencia y tolerancia. Abre tu corazón todo el tiempo. Ama. Ama. Ama.”

¡Buen día, semana, mes, año y vida nueva!

Que el Amor y la Paz sean en todos vosotros.

(Tocar la imagen para ampliarla y leer mejor):

miércoles, 26 de diciembre de 2012

El Rincón de la Ternura



Hay un rincón en cada uno donde se puede sentir al grandeza de quienes somos.
Hay un espacio preparado desde nuestro nacimiento donde podemos darnos cuenta de la majestuosidad de nuestro ser. Este lugar se encuentra entrando a fondo, justo al medio de nuestro interior donde nuestro corazón late acompasando la melodía de nuestra existencia. Aquí,….. ¡Todo es posible! Es donde podemos crear, sentir y creer. Aquí podemos saber con certeza quienes somos. Cuando lo hacemos, entonces sabremos del Gran Ser que somos.
En el cobijo del silencio y la quietud podremos renovar nuestras fuerzas, energías y activar las actitudes de serenidad, paz y amor más puro e incondicional procedente del lugar donde procedemos.
Estando conectados con nuestra verdadera naturaleza veremos las Luces del Hogar. Siempre se ha encontrado allí donde estábamos, aunque no fuésemos conscientes de su presencia. Cuando nos damos cuenta que somos parte de ella, entonces nuestra vida biológica queda en un segundo término, porque nos damos cuenta que aquello que valorábamos no es, y lo que no hacíamos caso, era lo importante. Los términos de valoración cambian y nos liberamos a la vez, del peso de la responsabilidad inculcada de la densidad que nos hemos rodeado.
Ya no andamos igual y nuestras palabras empiezan a cambiar. Algo en nosotros ya no es como antes.
Avanzamos entre las dudas, incertezas y el no convencimiento de todo aquello que creemos que hemos de hacer, pero un impulso interior nos empuja hacia una dirección diferente a la vivida hasta ahora.
Ya nada será igual, porque veremos más claridad en todo aquello que vivamos, y la visión clara de lo qué hacer emerge ante nosotros como los rótulos de un trayecto en las bifurcaciones existentes a lo largo de él.
Todo continua igual en nuestro entorno, pero quien no continua igual somos nosotros. Quien cambia somos nosotros, y es este nosotros que nos permite tener una actitud y una respuesta diferente a aquello que nos sucede. Los resultados serán diferentes porque nosotros nos relacionaremos diferente con aquello. El cambiar nosotros, los resultados varían. Parecen cambiar las situaciones y las relaciones de las personas con nosotros, pero en el fondo, es nuestra actitud diferente con un estado más sereno y diferente, lo que hará que aquello que ha de ser del exterior no sea como nos pensábamos. ¿Qué es lo que ha cambiado? ¡Nosotros, no los demás! Por lo tanto, cambiando nosotros, cambiaremos el exterior, nuestro entorno. Esta es la fuerza de quienes somos. Podemos transmutar aquello que nos perseguía de una manera insistente en un hecho donde podemos cortar el hilo y alejarse de nosotros de inmediato, igual como un globo.
No hay nada que no podamos cambiar si lo queremos hacer. Solo se necesita ir a este espacio que hay dentro de cada uno y sentir quienes sois. Una vez bebáis de la fuente de vida que hay en vuestro interior, dejad que sus efectos actúen en todo aquello que no os deja ser vosotros. Escuchad a vuestro corazón que él os dirá qué hacer después de sentir vuestra esencia y haberos dispuesto a ser vosotros.
No hay nada que viváis, veáis o sintáis que no podáis intervenir. Sólo se necesita que seáis vosotros mismos. ¡Sentid quienes sois y el resto vendrá solo!
¡Esta es tu naturaleza, amada alma!
¡Tú puedes ser tú!
Tú fuiste creada para mostrar el amor que hay en ti. ¡Déjalo volar y que abrace a quien deba de abrazar!
¡Ves donde tú sabes y deja que Dios en ti te hable y se manifieste!
El resto,….todo será según tu corazón. Aquello que quieres será. Tu corazón te guiará y te indicará el camino a seguir. No dudes y confía plenamente con lo que sientes dentro de ti porque este será el mejor camino para ti y todos aquellos que te rodeen.
Tu luz está esperando ser irradiada. No dejes que esta brille como los demás quieran, porque a menudo, muchos de quienes te aconsejan como hacerlo, limitan tu intensidad. ¡Déjala volar y observa como todo el mundo es iluminado por ella!
Cuando sentimos la fuerza de la Fe en nosotros y nos mostramos liberados de nuestra condición humana, entonces podremos mostrar nuestra verdadera naturaleza divina que todos somos. ¡Tú también!
Ánimos, amada alma que vives estos momentos de incertidumbre y desubicación en los tiempos que vivimos. Escucha a tu corazón y no hagas caso de los miedos, porque estos pertenecen a todos aquellos que te han ido indicando el camino establecido según los convencionalismos sociales, culturales y religiosos. Deja que los demás hagan lo que tengan que hacer. Tú, escucha a tu corazón y sigue tú camino, no el de los demás.
Tu corazón te indica la dirección a seguir. El camino que debes de hacer es único, y solo tú lo puedes hacer tal como ha de hacerse y se necesita para el mayor bien de todos. Aporta tu grano en este Plan Superior, del cual todos pertenecemos. Todos formamos parte, y, en su momento, todos se darán cuenta de él. De momento, acúnate dentro de ti, cerca de la calidez de tu corazón, que él te susurrará tiernamente para calmar tu inquietud y desconcierto.
Todo y así, el hecho de haber llegado hasta aquí, ya es señal que has empezado a escuchar esta voz que te ha hecho reflexionar o cuestionarte las actitudes de un pasado. Por esto tienes los sentimientos que tienes o ves las contradicciones en tu entorno o vida.
¡Bien, bienvenida a la nueva vida!
Lo viejo quiere reclamar lo que durante años dominaba, pero una nueva energía más amorosa está entrando en ti, por eso te sientes como te sientes. Una especie de lucha interior está produciéndose en ti. Todos y así, tienes una gran suerte: en el fondo, hay algo dentro de ti que te hace avanzar diferente,…la voz de tu corazón.
Escúchala porque te llevará a la plena libertad y realización en tu vida.
¡Ánimos! Todo va bien.

Que el Amor y la Paz sean en ti.



domingo, 23 de diciembre de 2012

¡Feliz Nochebuena!



Hace años descubrí esta voz. Por Navidad siempre la enviaba a quienes amaba. Era como una tarjeta de felicitación. Siempre que escucho esta adaptación de la canción “Oh Holly Night” interpretada por David Phelps, todo mi ser vibra de amor, sintiendo la necesidad de compartir lo que mi corazón ha sentido al escuchar estos momentos de plena unicidad y vibración con quien canta y su auditorio. Cuando escucho esta melodía me llena de emoción, no pudiendo a menudo, controlar mis lágrimas ante el ordenador o allí donde esté.
Para todos vosotros y que el Amor sea en el corazón de cada uno,

                                                            ¡FELIZ NOCHENUEVA!

Entrar en este link:

 http://youtu.be/ElJ0fiD0lkc 

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Conversación con David


Hace tiempo que conozco a David. En algún que otro artículo publicado ya he mencionado su ser y os lo presenté.
Estando con él, pensé en hacerle una especie de entrevista para saber un poco más de su sabiduría y poder sentir su energía, hecho, que personalmente me hace sentir bien. Al final, he aquí el resultado de nuestro encuentro.
Con todo mi corazón, para vosotros:

-      -   ¡Hola David!
-      -   ¡Hola! – me responde dispuesto a estos momentos de conversación.
-   -  Estamos viviendo momentos importantes, de grandes cambios para la humanidad, el planeta y el universo en sí. No te voy a preguntar sobre lo que acontecerá, pero sí me interesa ¿cómo lo vives tú?
-      -  (Después de unos instantes de silencio me responde:) Cada día es un regalo que se nos ofrece. Sería ingrato y de no agradecido por nuestra parte, no aceptarlo. Pensar en algo que puede venir, a veces nos despista de nuestro presente. Es cierto que nos encontramos en un Ascensor de despertar las consciencias para poder conectar con aquella parte del ser humano que no pertenece a esta dimensión, pero lo importante, es vivir el día a día, sabedor que aquello que sucede a nuestro entorno es fruto de nuestro interior. Por lo tanto, a tu pregunta, la respuesta sería que vivo cada instante como una bendición que se me ofrece, para que mi corazón pueda indicarme el camino a seguir a cada momento. También es cierto que siento los flujos que recibimos más allá de nuestro planeta, pero lo importante somos cada uno de nosotros. Lo que pase estará en consonancia con lo que sintamos en nuestra casa interior. Allí, en la calidez de nuestro hogar interior, sentiremos el amor del cual fuimos creados. Una vez nos encontremos amparados en este sentimiento, nuestro corazón nos hablará. Cuando lo haga, entonces ya sabremos el camino a seguir.
-       -  ¿No estás alterado, nervioso o emocionado?
-    -  Ya te he dicho antes, que siento las nuevas energías en mí. Siento la emoción de lo que se está viviendo en esta dimensión, así como lo que sucederá. Conozco el camino. Hay alegría en mí porque el sentido de la vida continúa su curso y aquello por lo cual ahora tú, yo y ahora todos nos encontramos en estos momentos aquí, encarnados, está llegando al momento más álgido para poder ver aquello por lo que nuestras almas han estado experimentando esta dimensión.
-      -   
-     -   Sí, estoy emocionado porque siento el amor más intensificado en mí. Hay más consciencias despiertas y eso hace que suceda lo que está sucediendo en el mundo. Veo una apertura del corazón, cada vez en más personas. Esto me alegra.
-        - ¿Tu ritmo de vida ha cambiado? ¿Estás haciendo algo diferente por encontrarnos en este final de Ciclo que se avecina?
-   -  Todo final comporta que antes ha habido un principio. Es un proceso, y en su momento mi vida me llevó a un servicio que ya está a punto de finalizar. Debes de pensar que el alma despierta es guiada por un fin superior, y que se entrega a las manos del sentido de su vida, el motivo por el cual ha venido a esta encarnación. A medida que un ser despierta su consciencia va viendo como su vida ya no es su vida, y que ésta nunca le ha pertenecido. Cuando somos capaces de darnos cuenta que cada uno es un ser divino, la visión de la vida no es como el mundo que vivimos nos ha inducido a verla. Cada uno tiene un camino, y cuando nos entregamos a este, desde la sabiduría que aporta la consciencia, entonces, te dejas llevar por lo que sientes en tu interior. El proceso que estamos  viviendo abraza a todos, y según el grado de despertar que cada uno tenga, con sus resistencias, miedos o disposición que todo sea, vivirá con más o menos intensidad y fluidez el proceso – comenta con su voz tranquila y serena. A continuación prosigue: Para mí, cada día es una oportunidad de saber que todo está yendo según lo pactado. Repercute en mí, como en todos, el hecho de ir integrando estas nuevas energías que recibimos. (Pausa). Acabando de responder a tu pregunta, más que hacer cosas diferentes, personalmente, siento diferente y noto como la divinidad que hay en mi está pidiendo paso con más insistencia y más a menudo – acaba diciéndome con una sonrisa.
-      -   Llevas una vida de servicio constante, y, sabiendo de tu vida, sé que lo que haces muchas veces no es aceptado o comprendido por aquellos que llevan una vida concreta, fruto de una rutina o convencionalismo social, aceptando aquello que les han dicho de cómo comportarse o hacer. Lo que haces y cómo lo haces, ¿no te preocupa que estés al margen de todo lo establecido?
-      -   ¿El pez está al margen de todo lo que sucede en la tierra? ¿El león está al margen de lo que sucede en el fondo del mar? Cada ser que habita este planeta tiene su función. Todos y cada uno de ellos, de nosotros, nos encontramos en el lugar adecuado para poder ser y mostrarnos a nuestro entorno. Todos tenemos un potencial que necesita de un entorno apropiado para poderlo expresar. Cada uno está relacionado con todos los demás, por lo tanto, aquello que uno haga, repercutirá en todos los demás. El león tiene su espacio y su sentido de existir, así como el pez o el ser humano. Todos unidos con nuestras particularidades para poder elevar al resto de nuestra familia. Cada miembro necesita ser él para hacer que todo funcione. ¿Hay alguien extraño con lo que hace? Bueno, el pez puede pensar que a quién se le ocurre salir fuera del agua y vivir allí donde el sol calienta. El león puede pensar que sólo existe la sabana africana. Más allá no hay nada más y que el mar, el océano, es un mundo imaginado, irreal. ¿Te das cuenta de lo que quiero decir? Cada uno está en el lugar perfecto según es, y todos a la vez, nos estamos ayudando a que todo sea. Que yo tenga una vida diferente a la tuya o a la de muchos otros, esto no es importante, sino un regalo que la vida nos hace para que todos puedan ser ellos mismos. Las diferencias desde el corazón, nos atraen y nos unen.
-     -    
-  -  Me siento uno más con todos los que me rodeáis. Siento la Unicidad con todos y todo. No hay diferencia entre un ser y otro. Lo que nos distingue es el grado de consciencia, no el ser en sí.
-     -     Cuando hablas de consciencia, hablas de…. – pregunto dejando la frase sin finalizar.
-     -   ¡Recordar! – me responde él. El hecho de recordar hace que lo que ahora es novedad e interés por parte de muchos, sea normalidad. Recordar es uno de los motivos de nuestra presencia aquí.
-      -  Cuanto más recordemos quienes somos, más seremos nosotros y tendremos acceso a la sabiduría. ¿Es eso lo que quieres decir?
-       -  Más allá del conocimiento se encuentra la sabiduría. La sabiduría no procede de esta dimensión, sí el conocimiento. Para recordar tenemos que empezar a conocernos, y para conocernos, debemos de aprender a amar, a amarnos y abrir las puertas de nuestro corazón. Hay que delegar a la mente aquello que le corresponde, no más. Quien ha de dirigir  nuestras vidas es el corazón.
-       -  Hablas bastante del corazón, ¿por qué?
-    -    Cuando dejamos que el corazón nos guíe, nuestras vidas dan un giro en relación a como la vivíamos. El corazón está relacionado con nuestra parte más intuitiva, y ésta, está íntimamente relacionada con el ser superior que cada uno es. Dejando que nuestro corazón nos guíe, estamos haciendo que nuestra divinidad nos guíe. Cuando así es, empezamos a darnos cuenta que aquello que hemos estado viviendo hasta ahora ha sido una ilusión, basada en el creer que somos limitados.
-    -   Los tiempos actuales hacen que valoremos más nuestra parte intuitiva, perceptiva, que no nuestra racionalidad.
-      -  ¡Cierto! – interviene. Este Gran Despertar representa la presencia del corazón. Cuanto más se tenga en cuenta, cada uno irá abriendo la puerta de quien es.
-      -  Mientras, se vive en una ilusión – añado.  
-     -   Cuando no estamos actuando según nuestro ser, el camino parece más largo.
-      -  ¿Por qué dirías que esto sucede?
-   -  Cuando hacemos algo sin unos fundamentos bien aposentados, al final debemos de deshacerlos y apuntarlos para fijarlos. Se necesita más tiempo para estar y ser donde debemos de estar y ser. Cuando hay un camino y quieres tomar un atajo, sales del camino y muchas veces llegas, o bien a un acantilado, o a otro camino sin salida. Para continuar nuestra experiencia, debemos de volver atrás para recuperar lo que dejamos. Tú (refiriéndose a mi), haces servir la palabra distorsionar. Sería esto. Al distorsionar la visión de la vida, nos hace tomar decisiones, no siempre las más adecuadas, y esto representa, en su momento, rectificar. Este rectificar quiere decir volver a tomar el rumbo de nuestra vida, y si vemos que el barco se hunde por exceso de equipaje, debemos de hacer limpieza, vaciar nuestro ser de todo aquello que no nos pertenece. Por eso el camino parece más largo. Por eso antes he dicho, que nuestro corazón nos indicará qué dirección tomar y cómo hacerlo.
-       -  ¡Es tan fácil y sencillo vivir! – comento.
-    - Esto es lo que está sucediendo en estos momentos. Las personas están abriendo sus corazones y haciendo fácil y sencilla sus vidas. La consciencia aparece y cada uno pone rumbo a lo que ha venido a hacer.
-       -  Gracias David por permitir esta conversación y que pueda ser publicada. ¿Hay algo que quieras decir para finalizar este encuentro?
-     -  La gente espera, y este esperar puede llegar a desconcertar, no dándose cuenta que  aquello que esperan ya lo tienen. Recordar es el camino. (Pausa) Pensad que el Amor ya se encuentra dentro de cada uno. Con él, quien sois se manifiesta. 
-       -  Gracias David.
-       - Encantado de estar aquí y de darme esta oportunidad para estar un rato contigo y con todos aquellos que leerán estas palabras. Gracias.
-        - A ti.


lunes, 17 de diciembre de 2012

Feliz Nacimiento 2012



Durante estos años os he ido felicitando por la celebración de las fiestas de Navidad y los buenos deseos para el próximo año entrante.
Hoy quiero igualmente felicitaros, pero no por las fiestas a venir de la Natividad, sino por vuestro nacimiento en estos momentos de vuestra existencia.
No sabéis lo contento que estoy que, habiendo dispuesto vuestra intencionalidad a dar el gran cambio, ahora haya llegado la hora de lo tan deseado por vuestra alma.
Por lo tanto, os deseo a todos desde mi corazón, Uno con el vuestro, FELIZ NACIMIENTO 2012, donde lo viejo es enterrado y lo nuevo de vosotros manifestado.
¡ENHORABUENA Y FELICIDADES A TODOS!

Gracias por ser y querer.
Por esto y más, siento la emoción de vuestra presencia en mi interior viendo como vuestra Luz y la mía se unen a la de todos los seres del universo para crear una sola hoguera que ilumine los rincones más alejados del eterno firmamento.
Bienvenidas, amadas almas, a esta nueva Tierra, creada por los buenos augurios y sentimientos de cada uno.

¡FELIZ RESURRECCIÓN Y QUE EL AMOR SEA LA GUÍA DE NUESTROS PASOS!

LA FAMILIA SE REÚNE. Así es y será.

Que el Amor y la Paz sean en todos vosotros. 

miércoles, 12 de diciembre de 2012

El Camino



“Eres mi hijo, pero un día, el hijo será el padre, y cuando así sea, lo aprendido será sabiduría, y tu presencia, la plenitud de quien te creó. Mientras sigas el camino acordado, piensa que nunca estás solo.”

No hay mayor transcendencia en el ser que la liberación de lo humano para dar paso a lo divino.
El tiempo de la materia permite tener el espacio entre aprendizaje y aprendizaje. Puede haber confusión en lo vivido, pero cuando la intencionalidad consciente se manifiesta, la fe espiritual desvela la densidad que no permite ver la verdad, la luz en medio de las tinieblas. No hay oscuridad en tu camino, solo ignorancia permitida por tu alma para llegar allí donde la Voluntad Divina te propuso para tu Ascensión. Tú accediste y deseaste volver a la materia para finalizar una etapa que empezó hace siglos atrás.
Ahora eres discípulo de un Gran Plan Divino. El hijo va creciendo y abriendo su corazón. El dolor de la incomprensión se disolverá para dar paso a la luz que habita en tu interior.
Lo que entiendes como oscuridad, sólo es la llave para llegar a ti.
Lo que entiendes como luz,….parte de tu verdadera naturaleza.
La incapacidad, muchas veces, de saltar por un charco que puede manchar tu orgullo y ego, no es parte innata de ti, sólo el miedo de romper con lo que fuiste y la novedad del bienestar interior y conexión con tu verdadero Hogar. Sentirse desnudo de lo que llevabas hasta ahora, te hace vulnerable, pero a la vez, fuerte para tu nuevo inicio en tu vida. Lo que fue un pasado para ti viviéndolo todavía en tu presente, te paralizaba tu andar, y el camino acordado tenía como condición el desprenderte de todo aquello que ya no te pertenecía según tu intencionalidad divina.
La elevación del alma permite adentrarte allí donde no habías estado o sentido hasta ahora. Tus emociones se manifiestan de una manera sublime e intensa. Aparecen de nuevas y el confort interior que representan son desconocidas por tu ser racional. Tu mente te empieza a obedecer y sientes una voz interior, cada vez con más intensidad y claridad. Sabes que sale de ti, como si fueras tú quien expresara, pero desde el fondo de tu ser más divino, una energía de elevada vibración está activando todo tu potencial espiritual. Lo que se entiende como dones sólo son parte de nuestras herramientas para llevar a término lo que hemos venido a hacer, y cuando la consciencia empieza a ser una con la consciencia universal, entonces todo tú te conviertes en la sabiduría del Padre.
“Eres mi hijo, pero un día, el hijo se convertirá en padre”

Hay un solo camino. De donde lo empieces, puede parecerte más largo, dificultoso, directo o doloroso. Tú decides. La predisposición, tu intencionalidad y tu voluntad pueden modificar este camino para llegar al eje principal donde todos ellos confluyen para acceder a la divinidad. Puedes empezar cuando quieras y como quieras, será con el proceso que irás descartando todo aquello que ya no sea Uno con la Voluntad Divina, esa Intencionalidad de la cual todos procedemos.
Cuando el corazón empieza a calmarse, tu mente se tranquiliza, y todo tu ser siente una calma, una paz y armonía inmensas, entonces es que alguna cosa importante está sucediendo a tu alma que te permite sentir los destellos del Hogar en tu interior.
El camino te lleva al pleno convencimiento conforme aquello que sientes y percibes, así será en tu vida.
El camino te permite liberarte de todo aquello que no te deja ser tu i poder manifestar tu magnificencia al mundo que vives. Esta es la grandeza de ser uno mismo, Uno con la Divinidad que hay en ti.
“Eres mi hijo, pero un día, el hijo se convertirá en padre”.

En ningún momento has estado solo. No nos veías, pero nosotros estábamos aquí contigo. Hemos estado esperando una palabra tuya para poder ayudarte en tu camino. Estabas demasiado ocupado en la materia. Con el tiempo has llegado hasta tu presente. Continuamos contigo, y siempre estaremos junto a ti. Háblanos y dinos lo que quieres desde tu corazón. El libre albedrío tiene que ser respetado para que todo sea. Déjanos entrar en tu vida para que tu ser pueda manifestarse libremente según lo acordado.
No hay desincronización en tu vida, en relación a lo que estás viviendo y lo que viven los que te rodean. Todos estáis unidos y formáis una sola vida para este planeta donde os encontráis. Vuestros actos comportan una energía necesaria para, en otro momento, poderla deleitar más allá de donde os encontráis.
Vuestros días avanzan, y os encontráis en el cónclave de todo lo pedido y deseado a lo largo de vuestros tiempos. Ahora es el momento, por eso, el camino parece acelerarse y los acontecimientos precipitarse ante vuestros pies para que vuestro corazón discierne lo que es vuestro y lo que no. Aquello que no os pertenece, dejadlo y apoyaros en todo aquello que beneficia a vuestra alma. Dejad vuestra racionalidad a un lado y permitid que esta nueva etapa en vuestro mundo sea guiada por vuestro corazón, Uno con el Hogar.
Para muchos, el camino se acaba. Para otros, una remodelación. Todo lo que sucede a vuestro entorno es la restructuración de una nueva Tierra, donde habitarla permitirá a aquellos que seáis en ella, poder sentir vuestra naturaleza divina en cada paso y sensación obtenida. Vivir en armonía con el entorno, será clave para materializar la Gran Voluntad Divina. Llegará un momento, y éste ya se encuentra cerca, que lo que suceda dependerá de vosotros, exclusivamente de vosotros. Todo y así, no os preocupéis, porque siendo quienes sois, todo se equilibrará. Renacerá un nuevo ser y una nueva Tierra, donde vivir en ella elevará las almas con una aceleración mayor a la actual.
Vuestro planeta llegará a ser el Cielo en la Tierra, y cada vez habrá más espacios para poderlo sentir. Seres evolucionados, de vuestro mundo y de más allá, compartirán este espacio de vuestra galaxia, haciendo que la corte celestial se magnifique y aumenten los siervos del Padre, no tan solo en esta tierra, sino a lo largo del universo.
Llegaréis a conocer a otros seres que os serán familiares. En su momento, en la existencia de cada uno, llegaréis a conectar con la verdadera Familia de la cual procedéis, y todo esto,…..porque el hijo se convertirá en padre.
Este es el camino.
Llegará el día que nos encontraremos, y entonces, veremos la Luz de lo que aportamos en esta dimensión actual, alegrándonos por la aportación hecha desde el amor, cumpliéndose, cada vez más, la Voluntad Divina, de la cual pertenecemos.

Que el Amor y la Paz sean en ti.


domingo, 9 de diciembre de 2012

¡A punto!



Aunque el camino parezca cuesta arriba, fija tu mirada al frente y verás la Luz que guía tus pasos.
Lo viejo necesita ser liberado para dar cabido a lo nuevo. Este dejar ir produce estos estados que tú tan bien conoces per estar viviéndolos. Si es así, a pesar de los pesares, enhorabuena porque aquello que hay en ti que ralentizaba tu caminar, se está desprendiendo de tu ser.
Aquello que sale, nos permite sentir y observar en nuestro entorno como nuestra vida parece que algo esté cambiando o a punto de cambiar. Por momentos puede crear incertidumbre o duda.
Ves a tu corazón y encontrarás la paz y el sosiego de estos momentos de limpieza profunda en tu ser. La soledad y el silencio son tus aliadas. Deja que tu ser, resguardado en tu corazón, sienta el alivio y la ternura del verdadero ser que está a punto de aparecer en ti.

¡Ánimos! La subida solo es el instante de dejar ir lo obsoleto. La densidad liberada produce estas sensaciones que conoces.
Todo va bien. Mantén el coraje, porque aquello que te aguarda será el mayor tesoro que podrás llegar a encontrar.

Desde mi corazón, un fuerte abrazo y que el Amor y la Paz sean en todos vosotros. 

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Armonizador de almas



Conozco a David. Él es un armonizador de almas. Dedica su vida a equilibrar  a aquellos seres y  situaciones alejadas según la Voluntad Divina. Es un servicio permanente de la divinidad en esta dimensión.
David actúa en la discreción. Aquellos que se le acercan o van a él, cuando se vuelven a alejar ya no son los mismos. Su presencia armoniza las almas de todos aquellos, dormidos o habiendo despertado, necesitan el abrazo divino de quien somos realmente. Él es una fuente de emanación celestial, derramando el amor, la paz y la sabiduría para aquellos dispuestos a escuchar. Sabe cuando hablar y manifestar la palabra.
Es alguien parecido a cualquier ser que puedes llegar a ver por la calle. Pasa desapercibido cuando anda entre ellos.
Su fortaleza basada en la Fe y el abandono absoluto a las manos de quien nos creó, hace que su actividad vaya más allá de unas sesiones de terapia no convencional, un sanador, vidente, porque nada de esto es si lo veis como unos etiquetajes terrenales. Nada de esto es y todo a la vez, más allá de los conceptos que podáis llegar a tener respecto a cada etiqueta.
Algo especial sucede cuando nos encontramos ante un ser con este amor y luminosidad. Parece como si fuera el Cielo manifestado aquí en la Tierra. Todo tú tienes la sensación de liberar tu interior. Sientes una inmensa paz y una plena comprensión por parte de alguien, lleno de humildad y firmeza a la vez.
Algunos de los que le conocen no pueden etiquetarlo. Les gustaría, pero es que David puede llegar a ser aquello que tu alma necesita. Justo aquello que necesitas. Cuando estás con él, sabe exactamente lo que necesitas. Ser de pocas palabras en su día a día, y tan preciso y generoso cuando Dios se manifiesta a través de él.
Su energía libera las limitaciones del ser humano. Actúa según la intencionalidad divina. Parece un humano como cualquier otro, pero su espíritu siente la conexión con allí de donde procede.
Conozco a David, y puedo decir que sabe cómo hacer servir la energía y transmutar aquello que se le pide desde las alturas de donde viene. Es un humano despierto, consciente, con su esencia crística activa. Su potencial va mostrándose cada vez más. Él pide más oportunidades para poder activar el Cielo, la divinidad en cada uno, pero de momento, el Padre ha decidido, con su aceptación, que finalice un servicio que le ha llevado un largo (según como se mire) período de tiempo. Él vela por su espíritu, su alma, para que esta sea una con Dios.
Cuando alguien se relaciona con el corazón, sabe del verdadero ser que es. Él no protesta, ni se queja ni murmura sobre su situación, porque sabe que todo está en perfecto orden y su momento actual se encuentra justo allí donde está.
Pronto empezaréis a saber de David.
Las crisálidas están en su fase de apogeo, y cuando éstas se resquebrajen para dar salida a la mariposa que hay en cada una de ellas, entonces necesitaran a alguien como este ser, Uno con la Divinidad.
David es un Maestro de maestros, esperando el momento para la humanidad. Éste ha llegado, y nuestro amado ser sabe de estos instantes tan importantes para el planeta y toda la humanidad.
En la sabiduría de la paciencia, su actividad es constante, siendo la mayor parte de ella en soledad y con el Hogar de donde todos procedemos. Juntos trabajando para el Gran Plan Divino.
Alguna vez llegó a decir:
-        Es un honor servir al Padre. Me siento contento y un afortunado en este mundo donde tengo mi casa actual porque, poder vivir los momentos del Gran Cambio Planetario, la Luz del Hogar se irradia a través de corazones esparcidos por los cinco continentes, siendo un honor para mí, poder ser canal de nuestra divinidad.
Sus palabras son bálsamo para los corazones olvidados. Es Luz en el camino y una esperanza para el nuevo proceder de la nueva humanidad.
Dejad que siga su camino. En su momento sabréis de él. No lo busquéis.
Para mí es un honor conocerlo.
A lo largo de nuestro amado mundo están resurgiendo grandes Maestros, pero tengo que decir, que para algunos todavía no es su hora. Está cerca. Ahora, su ser está llevando a término aquello que pactaron en su momento, mientras su presentación al planeta no llegue. Las almas llegarán a saber de ellos, y quien os he comentado, es uno de ellos. Ahora los maestros están preparando el camino, para que los Maestros de los maestros se abran paso entre las multitudes para transmitir las enseñanzas prácticas del potencial divino que cada uno tiene en su interior. Será la nueva dirección a seguir en el aprendizaje de conectar con nuestra divinidad.
Dejemos que todo siga su curso, porque estos seres saben de su porqué de la situación en que se encuentran. Todo está en orden, en perfecta armonía. Mientras, nada les falta. Serán los que transmitirán las enseñanzas prácticas de nuestra verdadera esencia y dejen a un lado el conocimiento para quien les pertoque.
Hay seres que parecen no ser. Así debe de ser, para que se les dejen tranquilos y ellos puedan ejercer lo que han venido a hacer. Ahora necesitan su espacio, sus soledades y sus momentos de conexión para aceptar y estar del todo preparados para cuando llegue su puesta de largo.
Abrid el corazón.
Vivid desde el corazón.
Escuchadlo y haced aquello que os dicta. Solo así llegaréis, de una manera plena, a materializar lo que solo vosotros habéis venido a hacer y en plenitud.
La voz de vuestro corazón llama a vuestra puerta para ser oída. Es firme, clara y fuerte.
David es un ejemplo de vivir desde el corazón. Nada le falta, y su presencia ablanda los corazones duros, dando calidez para brotar el amor en ellos.

Que el Amor y la Paz sean en todos vosotros.





domingo, 2 de diciembre de 2012

El papel de la noche



Hoy me gustaría escribir unas palabras sobre un interés que me ha llegado por alguien de vosotros en relación a aspectos de nuestro proceso: los sueños.
La mayoría de los seres de esta Tierra, aletargan su ritmo de vida y reposan después de un día lleno de ajetreos y toda su actividad cotidiana, con lo que esto conlleva a nivel mental y emocional.
En estado de vigilia, el ser humano está más pendiente de lo que está realizando para una estructura social o de supervivencia. Esto le lleva a centrar toda su atención, no a él, sino a aquello que le permitirá adquirir una remuneración económica o estatus social, creando unas dosis de valoración por parte de los demás hacia él o de rutina, depende de la situación de cada uno. No siempre se actúa desde la plena realización consciente.
Vivimos en un flujo social que nos lleva a prestar más atención a nuestro exterior que a nuestro interior. Esto hace que nuestros sentimientos no siempre son los que querríamos tener, y nuestros resultados, los previstos. Nuestros pensamientos, la mayoría de las veces quedan frenados justo a la salida, quedando atrapados en nuestra mente sin ser expresados. Nuestro entorno, y las actitudes aprendidas a lo largo de los años, hace que no siempre expresemos aquello que sentimos, pensamos, de una manera libre y plena.
Necesitamos algo, un espacio donde poder sacar a fuera todo aquello que hay en nosotros que no ha sido vaciado para poder dejar lugar a un nuevo espacio donde el amor y la paz tengan cabida. Por eso esta parte del día, que muchos denominan noche, nos da una mano para ordenar todo lo vivido, sentido y expresado, o no expresado. ¡Suerte que durante un momento (horas) podemos, la mayoría sin darse cuenta, poner orden y ver la Luz en nuestra vida!
¿Cómo es posible eso? – podéis preguntaros algunos. Bueno, todo está previsto. Vinimos a esta dimensión con las herramientas previstas para que todo sea. Si tú no puedes verlo, de alguna manera, tienes que equilibrarte, y el período de sueño es uno de los grandes momentos para nuestro ser.
¿Sabías que nuestro ser nunca para de trabajar y funcionar para el mayor bien de nuestra alma? Incluso durmiendo estamos trabajando. Nuestra esencia espiritual es cuando más activa está en estas situaciones.
¿Y eso? – podéis preguntar. Es cuando hay quietud y silencio. Es cuando paramos nuestra mente para entrar en contacto con esta parte más elevada que hay en nosotros mismos, y así, poder entrar en contacto con todos aquellos seres amorosos, nuestro verdadero Hogar, y dejar que actúen a nuestro favor, regenerando nuestro cuerpo físico, o incluso, recibir la información que debemos de saber para poder continuar nuestro camino. Sí, mientras dormimos recibimos mucha información de donde procedemos, de nuestros guías y seres de la Luz. ¿Qué cómo es posible esto? Bueno, ¿por qué creéis que tenemos los sueños? ¿Qué os pensáis que son, sino los sueños? Puedes pensar que tú no sueñas. Bueno, también te diría que todos soñamos, porque todos bloqueamos nuestra parte racional para abrir nuestra parte más espiritual, más amorosa. ¿No te ha sucedido que un día te levantas más animado o con ganas de hacer algo y no sabes por qué, pero tienes esta sensación? He aquí el resultado de tu encuentro con tus hermanos de la Luz, tus guías.
Los sueños pertenecen no a nuestra parte racional, sino a nuestra parte más intuitiva, a nuestra parte derecha de nuestro cerebro. Los sueños es una puerta que nos conduje a nuestra parte más sabia y poderosa. Como de día no nos damos cuenta de todo lo que nos sucede y sentimos debido que estamos centrados en lo exterior, por la noche, se te hace saber el por qué de aquel día.
Cuando empezamos a adentrarnos en el mundo de los sueños, podemos abrir la puerta de la comprensión de nuestra vida. Es una puerta enorme de conocimiento y sabiduría. Es una puerta de entrada a nuestro verdadero mundo interior para conocernos más, quienes somos realmente y lo que nos está sucediendo en verdad, no lo que nos pensamos que vivimos, sino lo que realmente estamos viviendo y en qué punto nos encontramos de nuestro camino hacia la evolución de nuestra alma.
Dormir no es una pérdida de tiempo.
Dormir no es perderse la vida. Muchas veces es cuando la recuperamos, y sobre todo, cuando no le dedicamos tiempo a nosotros mismos durante el estado de vigilia.
La noche no es para divertirnos – como algunos dicen. Quizás sí, pero son estos momentos que podemos estar con nosotros mismos y hacer aquello que realmente queremos, lo que pasa, que este querer está influenciado por el ambiente que vivimos durante el día, y por lo tanto, viene a ser una prolongación del mismo. Conclusión: demoramos los momentos para estar con nosotros, con todo lo que esto conlleva.
Pensamos que haciendo algo diferente hacia el exterior, por la noche, conseguiremos desconectar de todo lo del día. A pesar de todos los esfuerzos, a menudo nos adentramos más en el sentirnos atrapados en una rutina o situación sin encontrar una salida a nuestra vida, tal como la queremos vivir.
Por eso tenemos este período de descanso, donde soñamos. El soñar tiene su finalidad para el ser humano en proceso de Ascensión. Aceptemos este don, esta herramienta que todos tenemos para comprender mejor nuestra vida y darnos cuenta en qué momento nos encontramos y qué pasos dar a partir de ahora. Toda esta información y más, la contienen nuestros sueños. ¿Maravilloso, no? ¡Claro que sí! El universo nos abastece de todo aquello que necesitamos para nosotros mismos salir de la ignorancia y el estancamiento.
La noche no solo regenera nuestra densidad (cuerpo físico), sino que además, nos conecta con esta parte de nosotros mismos, Una con el Universo, con el Hogar.
Es una manera de estar con nosotros mismos y nuestra verdadera esencia. Durante el día podemos estar distraídos y alejados de nuestro verdadero ser con las pre-ocupaciones de nuestro entorno. Bien, por suerte, todo tiene solución: el descansar, el dormir. No es un acto físico, sin más, sino que también tiene una finalidad espiritual.
Por eso es tan importante descansar, dormir y abrirse para recibir los mejores e idóneos consejos de nuestro Hogar. Cuanto más nos adentremos en el mundo de los sueños, más despertaremos nuestro potencial psíquico y espiritual.
¿Qué cómo es eso? Probadlo y sabréis el por qué. Predisponeros a daros cuenta de vuestros sueños. Tenedlos presente y os daréis cuenta como en ellos encontraréis el camino a seguir en vuestra vida y a ser conscientes de lo que os está pasando en los momentos actuales, en vuestro día a día.  
 
Si realmente estáis interesados en abrir la puerta onírica de vuestra existencia, y sentís que os gustaría poder programar una actividad al respecto para este fin en vuestro centro, espacio o asociación, encantado de poder colaborar con vosotros. Para esto, podéis llamar al 606098752
(Jordi), o enviar un mail a
emaeljordimorella@hotmail.com
Pensad que no hay nada que aparezca en nosotros que no tenga su sentido para nuestro mayor bien.
 
Que el Amor y la Paz sean en todos vosotros.
 
Un abrazo

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Y mis pasos avanzan

Hay momentos que siento la soledad de mi consciencia habitando según lo acordado en mis orígenes. Entre seres encerrados en sus creencias, desaparece la comunicación desde el corazón. Lo superfluo de nuestra existencia actual pasa a un primer plano para poder tener una relación de convivencia.
Como empujado por una energía superior a mí, fui llevado donde ahora me encuentro. Ya hace casi tres años desde mi llegada, y mi ser tuvo que adaptarse a un nuevo lugar para poder vivir según iba sintiendo en mi corazón.
Podría decir que me siento solo, pero no es cierto.
Podría decir que me siento incomprendido,…bueno, de eso bastante.
Podría decir que no se me valora. Continuo siendo no valorado y un desconocido por aquellos que se encuentran a mi lado.
Todo y así, me siento acompañado, comprendido, valorado y amado por aquellos que pertenecen al Hogar de donde procedo.
Vine aquí a cumplir una Voluntad del Padre, y aquello por lo que vine, ya casi está realizado. Sé que dejaré este lugar para continuar mi camino, porque mis pasos continúan avanzando entre la espesura de los apegos que me rodean, los miedos y las creencias limitadoras de mi entorno. El dolor me envuelve, sintiendo los corazones heridos y los cuerpos resentidos por este motivo. Para la gran mayoría, yo soy como ellos, el ser humano que vive una condición humana no pudiendo hacer nada por la situación que vive y haciéndose suyas todas las pautas mentales adquiridas a nivel social, político, económico y religioso.
Mis pasos avanzan sabiendo la dirección a seguir. La Luz me indica el camino a seguir y ésta, de momento, se encuentra donde estoy en estos instantes.
Me ven como quien no soy.
Creen en mí, como ellos me ven según sus creencias. Por eso no puedo hacer nada por ellos, ni creen en mí conforme puedo aliviar sus vidas.
Respeto su libre albedrío. Los amo, y por eso, sencillamente estoy y dejo que todo sea. Por eso, acepto la situación, porque mi consciencia sabe de mi papel en este lugar.
A veces me reconforta el saber, debido a mi consciencia despierta. Mi alma sigue su curso y se alegra por los momentos vividos, aunque, en algún instante piense que no hay que demorar más mi partida de donde estoy, debido que no puedo realizar aquello que mi corazón siente, según mis anhelos.
Mi vida está al servicio de la Fuente Creadora de toda Vida. Mi alma es guiada por el sendero de la Ascensión, la Luz y el servicio de Amor según la Voluntad Divina.
Estar solo, a menudo, hace que mi interior sienta la paz y el regocijo de saber quién soy y quien me guía. Son momentos de recordar mi Hogar y lo que he venido a hacer. Mi palabra es el silencio en los momentos que mi presencia se hace visible aquí donde me encuentro. A pesar de todo esto, siento que los inicios de una nueva etapa empiezan a darme de la mano por las sincronicidades que van sucediendo en mi vida y las señales que aparecen ante mí.
Por instantes me encuentro como alguien que, con lo que hay por hacer, se encuentra en una jaula con la puerta abierta, dando paso a una jaula mayor y esta a otra mayor todavía. En algún momento he pensado que la puerta abierta era para la plena realización, pero en cambio, aunque con más espacio, siento que donde estoy no es para realizar mi voluntad, sino la Voluntad Superior que hay en mí y dirige mis pasos.
En estos instantes, siento a mi corazón, y encuentro la fortaleza y el coraje de vivir, sintiendo la plena libertad, comprensión y alegría por lo que estoy haciendo.
Acepto mi tarea donde estoy. La acepto, sinceramente, con alegría, humildad y gozo de servir al Padre. Estoy viendo los resultados de mi presencia aquí, así como las puertas abiertas desde que estoy aquí.
Pronto mi vida volverá a cambiar, y esta vez, con la plena realización según la Luz y el Amor que guían mis pasos. Hay alegría en mi ser y la serenidad parece manifestarse, cada vez más, en mi actitud ante el entorno que me rodea.
Acepto la Voluntad Divina, percibiendo que nada me falta y, desde el Hogar se me da todo lo necesario y protección. El Amor procedente de donde mi alma pertenece activa mi comprensión de mi situación actual y el motivo por el cual durante años he estado recibiendo una instrucción concreta para mi alma y lo que, años más tarde (ahora), debería y debe de pasar en relación a mi vida.
Acepto la soledad que estoy viviendo. La visión elevada de mi consciencia me permite sentir la energía de la intencionalidad divina en mí. Me abro a ella y dejo que guíe mis pasos hasta llevarme justo allí donde mi presencia sea requerida.
Siento el convencimiento, la seguridad de saber que aquello que siento acabará siendo.
Bueno, antes he comentado lo de las jaulas. En estos momentos siento la libertad de mi ser, de mi alma, a pesar de los posibles pesares de mi situación. Mi condición divina me libera de lo terrenal al recordar quién soy y el motivo de todo lo que estoy viviendo. Siento un profundo agradecimiento por estos momentos y poder servir a la Fuente Creadora de Toda Vida, a Dios.
Por más momentos de aparente soledad que pueda tener, nada es. En todo momento estoy acompañado por aquellos que pertenecen a mi verdadera esencia, mis hermanos de la Luz. El Hogar está conmigo. Yo Soy el Hogar. Ellos son el Hogar. Ellos y yo somos Uno. Allí donde estoy, ellos también.
Tengo Fe, sabiendo con certeza, de mis palabras y lo que siento. No es esperanza, sino Fe, convencimiento divino de mi camino. Cuando así es, la vida ya no es de este mundo y la visión que tienes de ella se alimenta del amor de esta intencionalidad divina que nos une a todos y libera nuestros corazones y  nuestras mentes fuertemente enraizadas a unas creencias basadas en la racionalidad y el ego.
Siento el Amor de mí ser en mí.
Aquello que aparenta ser en mi vida según los cánones de la dualidad, no es.
Hay mucho silencio en mi vida. En él encuentro la verdadera naturaleza del ser. Mi palabra es discreta ante mi entorno, porque no siempre lo expresado, es comprendido y aceptado por aquellos que se encuentran cerca de mí, por este motivo, siento y expreso la Luz y el Amor en mi desde mi presencia silenciosa, mostrando alegría y comprensión hacia aquellos que su alma se encuentra encerrada por las rigideces de sus mentes llenas de miedo, dolor e ignorancia a lo nuevo.
Por mi situación, mi presencia donde estoy,….. ¡¡GRACIAS PADRE!!
Que el Amor y la Paz sean en todos vosotros.