jueves, 20 de julio de 2017

Cuando se transciende,...

Hoy quiero dejaros con estas palabras desde el Hogar: "CUANDO SE TRANSCIENDE,....".
A todos un abrazo y que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros.


miércoles, 12 de julio de 2017

¡Gracias!




Quiero dar las gracias a todos aquellos que a lo largo de esta temporada han compartido conmigo lo que sentían en su corazón a través de las redes sociales y correo electrónico.
Gracias a todos por vuestros comentarios y buenos augurios hacia mi ser en el camino hacia la realización de mi tarea. A todos, Gracias.
He recibido, también, consultas relacionadas con vuestro proceso. He intentado responder a cada una de ellas. Si en algún momento alguien no ha recibido unas palabras de mi parte, agradecería una comprensión de vuestra parte.
Mi amor está con cada uno de vosotros.

Nos encontramos en un año importante para nuestras vidas, la creación de la nueva etapa que cada uno siente que debe de seguir. Ahora es el momento para definir nuestra dirección y nuestro quehacer.
Este inicio de verano, para algunos, invierno, está siendo muy movido interiormente. No os inquietéis, porque lo que sentís en vuestro interior es la señal del cambio en vuestras vidas. Ha llegado la hora que definamos qué vida queremos vivir.
Cada vez sois más conscientes de lo que queréis y no queréis, de lo que deseáis en vuestra vida y de lo que queréis que se libere. Ahora es el momento para dar el gran cambio en nuestro proceso.
Gracias por vuestra presencia, tanto en mis blogs, como en facebook por las palabras emitidas desde vuestro corazón. A todos gracias. Como siempre, aunque no os haya respondido personalmente, puedo deciros que todo lo comentado ha sido leído por mi ser y agradezco vuestros comentarios según cada momento.
También agradezco a todos aquellos que han asistido en alguno de mis encuentros, porque han hecho posible que aquello que da sentido a mi vida, haya podido llevarse a término.
Por mi parte, en este tiempo, continuaré abierto a todos vosotros y a vuestras propuestas o solicitudes de sesiones individuales. Estas continuarán realizándose aquí en Cardedeu. Para aquellos que queráis asistir a una conmigo, os recuerdo el teléfono para concertar hora y día: CENTRE LA FONT, T.: 938455556, o bien enviar un mail a emaeljordimm@gmail.com

A todos, nuevamente, gracias.

Que el Hogar pueda manifestarse en cada uno de vosotros y que la Divinidad que cada uno es pueda expresarse a través vuestro de una manera plena y libre. La majestuosidad de vuestro ser está llamando a la puerta de cada uno para que la aceptéis en vuestra cotidianidad y podáis llegar a mostrar a aquel quien en verdad sois.
Este año ha habido alguna novedad en relación a otros tiempos, a nivel de encuentros, como el Seminario VOLVIENDO AL HOGAR, así como el taller APRENDIENDO DEL PROCESO o el encuentro sobre EL ALQUIMISTA. Ahora ya hemos entrado en nuestro verano y las almas están como inquietas por llegar a poderse manifestar. Ahora nos encontramos en tiempo de toda realización. Tomaros vuestro tiempo. Definamos cómo queremos vibrar, para atraer en nuestra vida todo aquello que sintonice con nuestra definición.
A lo largo de esta temporada hemos realizado encuentros para conectar con nosotros y podernos dar cuenta de la dirección a seguir en nuestra vida, sabiendo cómo, así como aplicar la energía que todos somos, una energía divina, conocida por muchos, como la energía crística que en cada uno hay y es.

Una nueva temporada ha finalizado, pero el proceso continúa, no descartando para el inicio de la siguiente temporada nuevos cambios y opciones de cara a nuestro recordar y manifestación para poder vivir con la Energía de estos tiempos, utilizándola en nuestro día a día, y no solamente vivir en ella sin hacerla servir. Aprender a integrarla nos liberará de quien fuimos para dar paso a quien somos. SENTIR nuestra esencia y poderla manifestar es una de las mayores celebraciones que el universo, el HOGAR del cual todos procedemos, puede llegar a tener y sentir la alegría de toda existencia y de nuestra presencia en este plano terrenal denominado Tierra.
  
Que paséis un buen verano deseando que sintáis el Amor en cada uno de vosotros y poder disfrutar de nuestro sol y las vacaciones que cada uno pueda realizar.

A todos, gracias y que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros.

Hasta pronto. 

jueves, 6 de julio de 2017

La Luz de Sentir



Hoy querría compartir con todos vosotros unas palabras de uno de los Maestros que tutelan y velan por nuestro proceso evolutivo. Hoy me gustaría transmitiros una comunicación de nuestro amado Águila Blanca, sobre todo, para aquellos que puedan estar abiertos de corazón y haciendo de su vida un servicio a la Gran Voluntad Divina. 


miércoles, 28 de junio de 2017

Sintiendo la nueva energía




Siento en mi interior como el tiempo que vivimos ya nada tiene que ver con lo vivido hasta hace poco. Siento como la energía actual nos indica el hecho de replantearnos las nuevas transmisiones y comunicaciones relacionadas con el camino a seguir cada uno para llegar a la conexión con la Divinidad que cada uno es.
Siento como si se supiera por parte de las fuentes transmisoras, de los emisores de la dirección a seguir por cada alma, pero que la manera, la energía de transmitir estos comunicados, esta sabiduría, debe de ser muy diferente a como se ha ido realizando hasta ahora.
Lo que se había de decir, ya se ha dicho. Ahora es la hora que el ser encarnado debe de poner de su parte, adentrarse en su interior y empezar a sentir y a recordar quién es por sí solo, sin tantas muletas dependientes basadas en un exterior.
Todos podemos necesitar un apoyo en un momento determinado, pero ha llegado la hora de dar nuevos pasos que todavía no se han dado para poder hacer llegar a todos aquellos dispuestos y abiertos de corazón para que puedan ver a quien tienen delante irradiando su energía hacia ellos, como un espejo donde puedan verse reflejados y una puerta donde dirigirse para cruzar su umbral y poder proseguir el camino individual, con todas sus características propias, por sí mismo. Mientras dependamos de estos seres que, según nosotros, nos transmiten aspectos para seguir nuestro camino hacia la Divinidad, nos iremos alejando del potencial que cada uno tiene por naturaleza.
Todo lo que se debía de decir, ya se ha dicho. Ahora solo falta integrar la nueva energía, con todo lo que esto representa: un nuevo enfoque y maneras de vivir, sentir y actuar ante la vida. Mientras vayamos a un encuentro y no nos aporte nada nuevo, es que hay una dependencia importante con nuestro exterior,  y este “nada nuevo”, se refiere a un sentir diferente con la posibilidad de poder tener presente lo que siento en mi vida para avanzar por mí mismo. Cuando lo que se recibe es algo considerado por el entorno o el ser que ha dirigido el encuentro que hemos asistido como algo que sin aquello no podemos avanzar, teniendo presente que no es algo que se encuentre en nuestra esencia, entonces estamos creando una dependencia y alejándonos de nosotros mismos. Estos encuentros ya no tienen sentido en nuestros tiempos.
Me gustaría expresaros la pureza de los tiempos que vivimos, y lo hago con todo mi respeto hacia aquellos que todavía transmiten según el pasado.
Ahora me dirijo a todos vosotros que queréis llegar a vosotros mismos y mostrar al verdadero ser que sois. Mi corazón me susurra e insiste conforme debo de transmitir la nueva energía que vivimos. A veces las palabras pueden parecer intereses o creencias personales, pero en estos momentos no transmito nada mental y solo quiero haceros saber sobre lo que el Hogar nos está transmitiendo desde ya hace unos años. No es nada personal, sino un proceso de la expresión de la Divinidad que somos.
El proceso humano continúa, y los seres despiertos continúan con su transmisión, siendo a veces ésta, de una energía que no se corresponde a la actual. Vivimos tiempos gloriosos. Tiempos que nos llevan a que cada uno pueda empezar a sentir su esencia por sí solo. En algún momento podemos necesitar un apoyo y un esclarecimiento para poder continuar con nuestro sendero hacia la manifestación del Amor que somos por naturaleza. Nos dirigimos hacia la máxima expresión de nuestra Divinidad, del Dios que todos, y cada uno de nosotros somos. Todo ser encarnado está en predisposición de liberar su terrenalidad, su humanidad, para dar paso a la Divinidad que es. 
Solo quiero transmitiros, con las palabras de hoy, y con toda la humildad de mi ser, que al igual que todos vosotros también está siguiendo su proceso, aquello que el Hogar y los Seres “Superiores”, nuestros hermanos de la Luz, me han hecho sentir sobre la nueva energía, me han ido aclarando sobre lo transmitido hasta ahora, indicándome que lo transmita según ellos me han ido comunicando para el ser en proceso de evolución.
Llevo ya tiempo que el Hogar no ha querido que mis palabras fueran expresadas. Debía de sentir para poder transmitir lo que ahora siento. Mi voz debía de ser silenciada por un tiempo, aunque haya podido realizar sesiones individuales o algún que otro encuentro. Tengo que decir que desde hace un tiempo no siento tanto la necesidad de hablar. El Hogar ya nos ha transmitido todo lo que debía de decirnos, y el ser humano no ha llegado a entender exactamente el contenido de lo recibido.
Siento la necesidad de dejar que el silencio celestial en mi interior continúe transmitiéndome, y es a través de la palabra escrita donde parece ser que mejor me encuentro en estos momentos, aunque, cuando estoy de servicio a mi Divinidad, la palabra oral es expresada por mi ser, con todo mi amor, mi sabiduría y mi humildad.
Recogiendo el hilo antes iniciado sobre el fondo de la nueva energía, todavía muy pocos están actuando en sintonía y con lo que representa este nuevo tiempo que estamos viviendo.
Ya no podemos tener presente nuestro pasado, y con esto me refiero que ya no podemos tener como algo actual, maneras de vivir y hechos que pasaron muchos siglos atrás, e incluso algún que otro milenio. No podemos pensar que yendo a un lugar encontraremos lo que necesitamos. Aquello que nos puede aportar yendo a un sitio o espacio concreto de nuestro mundo, no nos hará vivir en el presente.
Respeto a todos aquellos que realizan estos “viajes iniciáticos” a lugares considerados “sagrados” o primordiales para nuestro mundo y nuestra evolución. Gran parte de estos desplazamientos solo es una manera de alejarnos de donde estamos, creyendo que algo ajeno a nosotros nos puede llegar a acercar a nosotros. ¡Sólo nosotros podemos llegar a nosotros! Es nuestra predisposición y sentir nuestra verdadera esencia la que nos permitirá conectar con nuestra Divinidad y poderla llegar a expresar.
Los tiempos que vivimos nos llevan a no ir más allá de nuestro interior, y dejar de lado todo monumento, ruina, escultura, amuletos o expresiones de pedir a algo externo, ajeno a nosotros, una ayuda porque nosotros, por sí solos representa que no podemos. Para sentir y conectar no necesitamos ir al interior de una pirámide, a un monasterio o tener presente una serie de rituales, técnicas inculcadas conforme sin ellas no nos llegaremos a sentir bien. ¡Todo nos puede ayudar! Cierto que así es, por lo tanto, no es necesario ir a otros lugares o aplicar ciertos hábitos chamánicos, ritualísticos, para conseguir algo. ¡Con nosotros bastamos!
La energía actual nos lleva a que, por nosotros mismos, podamos dar este paso hacia el verdadero ser que somos. Ya no necesitamos depender de nuestro exterior, de toda una parafernalia para ser feliz. Cuanto más la usemos, más nos limitaremos y nos alejaremos de aquel quien somos. ¡Tú por ti mismo, puedes! Esto es lo que nos están transmitiendo los hermanos de nuestro Hogar. ¡Ahora podemos nosotros mismos!
Hay seres que transmiten sus conocimientos basados en un pasado. Vendrían a ser historiadores y arqueólogos espirituales. A veces nos puede ayudar el saber nuestros orígenes o parte de él, debido que en el fondo, todos estamos unidos y relacionados, pero solo es un pasado que nos pudo ayudar a continuar con nuestro camino. Es como aquellos que construyen un puente para cruzar un abismo. No podemos ir cada día o de cuando en cuando a contemplar o venerar aquel puente. La idea inicial era construirlo para cruzarlo y poder seguir nuestro camino. El puente solo fue un paso. Lo importante fue la decisión de construirlo. El poder no lo tuvo el puente establecido, sino nuestra predisposición y libre albedrío para llegar a nuestra Divinidad. Lo que fue, fue. Nuestro presente nos permite elevarnos por nosotros mismos. 
Respeto a todos los que todavía están realizando actividades de este tipo, pero no se corresponden con la energía que vivimos actualmente, y sobre todo, con lo que sentimos cuando nuestro corazón está abierto. Ya no es cuestión de vivir aspectos del pasado, o estar ante o dentro de unas piedras o construcciones ancestrales para existir, sentir y manifestarnos en la Nueva Energía.
Ya no es necesario aplicar lo que en antaño, diferentes comunidades consideradas de conservar la sabiduría ancestral, podían mostrar en su día a día. Los tiempos han cambiado y la manera que se hacía muchos siglos atrás, ahora ya no tienen sentido realizarlas tal cual. Podemos tener presente el fondo, pero no la manera de realizar este fondo y llevarlo a término porque las energías son muy diferentes, y aquellas comunidades, que algunas de ellas debían de vivir alejadas de toda sociedad, como los esenios por ejemplo, si lo hacían de la manera que lo hacían y actuaban era porque la energía de aquel tiempo era la que era. Ahora ya no podemos aplicarlo literalmente, porque no son los tiempos adecuados para hacer del pasado un presente de ascensión.
Nuestros acompañantes de la Luz nos están advirtiendo sobre este hecho, pero todavía parece ser ignorado por la mayoría de las fuentes de este mundo. La energía es otra, y por lo tanto, podemos integrar la esencia, pero no la manera que la manifestaban en aquellos siglos atrás. Ya no.
Mi intención solo es ser de transmisor sobre lo que el Cielo nos transmite a los que vivimos en este planeta en estado de evolución, donde sus energías se han elevado y están permitiendo ahora, que cada uno pueda llegar a él mismo, a su verdadera esencia sin interferencias ni limitaciones mentales según nos han inculcado. Ahora, aquel que quiera, puede llegar a él mismo.
Cierto es que a veces necesitamos una mano inicial, pero luego nosotros debemos de ser nosotros mismos los que andemos nuestro camino, no que alguien nos haga seguir “el suyo” no permitiendo que aquello que sentimos en nuestro interior sea llevado a término. Todo y así, nuestro corazón en todo momento nos hablará y nos indicará el camino a realizar.
Soy consciente que mi misión es servir a la Divinidad. Ya no transmito cada detalle de lo que yo he aprendido, porque hay cosas que es uno mismo que debe de llegar a ellas por propia iniciativa. Muestro la dirección a seguir y la apertura del corazón, y luego, que cada uno pueda sentir la energía de esta dirección. A partir de aquí, cada alma decidirá si adentrarse en ella o no y de qué manera.  Mis actividades van modelándose de cuando en cuando, porque las energías van cambiando. Hace tiempo transmitía con una energía, y ahora, transmito con otra, según el tiempo que vivimos, así como el contenido de la misma. Sintamos la Energía Crística en nosotros, y sabremos de todas las modificaciones que deberemos de hacer en nuestra vida actual y qué aspectos debemos de dejar de lado para poder llegar a todas aquellos seres en proceso de ascensión, para llegar a ayudar a nuestro amado mundo. Esto lo podemos hacer y sentir, estemos donde estemos, sin ningún paisaje o decorado concreto.
La manera de transmitir debe de ser diferente.
Lo que debe de llegar a todos aquellos que podamos tener a nuestro lado, o ante nosotros, es el SENTIR cuál es la dirección a seguir en su vida y el empoderamiento, abrazado por la pureza,  para llegar al final de ella según lo acordado antes de nuestra encarnación.
Solo transmito lo que me están comunicando nuestros hermanos celestiales. La Tierra ha cambiado sus energías, con todo lo que esto representa, por lo tanto, como se nos está facilitando poder llegar por nosotros mismos a sentir y manifestar nuestra verdadera esencia, cuando alguien puede venir a nosotros, nosotros debemos de ser un espejo donde él se vea reflejado y darse cuenta del camino a seguir, no como un instructor que le debe de enseñar algo. Debemos de ser Luz y un reflejo de él mismo. No debemos de inculcar nada, solo hacerle darse cuenta que todo lo que necesita ya lo tiene en su interior. No debemos de imponer nada. Sólo hacerle sentir nuestra energía para que él o ella pueda sentir en su interior su verdadera naturaleza, y por sí solo activar el empoderamiento para dar los pasos hacia una nueva vida llena de integridad, pureza, armonía, paz y AMOR.  Cuando sienten estos aspectos en ellos, sin valorar todo aquello que puede llegar a distorsionar el camino a seguir por cada uno, entonces, nos estaremos acercando a la NUEVA ACTUACIÓN según la NUEVA ENERGÍA en nuestro mundo. No podemos actuar igual que en el principio de las civilizaciones, sino, adaptarnos a la vibración actual del planeta y actuar en consecuencia según el potencial que se nos ha activado en estos nuevos tiempos con el cambio del milenio hacia acá y aprender por nosotros mismos, que es el verdadero aprendizaje de sabiduría que nos llevará al desbloqueo de todas las puertas cerradas a lo largo de nuestro camino. A partir de ahora todas se abrirán, entendiendo su por qué y sabiendo del sentido de cada acto, experiencia que tengamos.
No estamos solos. Nunca lo hemos estado, pero desde hace unos años hacia acá, se nos está confirmando que en nuestro camino no estamos solos ante las supuestas adversidades, sino que nos tenemos a nosotros mismos para superar y sanar cualquier situación que vivamos.
Todos los encuentros que no estén dirigidos hacia este fin, no están en consonancia con los tiempos que vivimos hacia nuestra Divinidad.

Se respeta a todo aquel que sigue su proceso y puede llegar a realizar encuentros o asistir a algunos de ellos, donde lo exterior prevalga antes que lo interior en cada uno. Cuando digo exterior me refiero a: vestimentas, decretos varios, oraciones limitadas, monumentos, otros accesorios y elementos que se valoren como pieza importante para nuestro crecimiento. No hay nada de nuestro exterior que tenga más poder que nuestro interior.

La vida es muy simple, y así debemos de vivir.
Cuando no nos tenemos en cuenta y valoramos lo externo a nosotros, nos estamos alejando de nuestra esencia y limitando. Todo lo que necesitáis ya se encuentra en vuestro interior. No os falta nada para llegar a ser vosotros mismos. No  tenemos que ir a recogerlo en vuestro exterior y depender de él.  

Vosotros sois la Luz, el Camino para vosotros mismos.
Vosotros sois la Verdad y la Vida para vosotros mismos.
Cuanto más vayamos a nuestro interior y sintamos nuestra verdadera esencia, nuestra vida tomará el sentido por el cual nacimos.
Todos sois respetados, sigáis el camino que sigáis.
Todos sois parte de cada uno y del Hogar.
Mis palabras han querido ser la voz de los acompañantes celestiales que comparten este espacio planetario con nosotros. Cada vez sois más los que podéis sentirlos, e incluso verlos.
Todos sois amados y velados.
Escuchad a vuestro corazón porque él os guiará hacia la pureza del camino y la integración de la nueva energía que habita con nosotros.
Somos seres crísticos, y como tales, nuestra Divinidad llama a nuestra puerta para ser manifestada. Cuanto más vivamos en la sencillez, la pureza y la bondad, como síntoma de sentir y vivir desde el amor, más permitiremos que cada uno sea él mismo con todo su resplandor.
Solo te necesitas a ti para llegar a ti. En tu interior encontrarás todas las herramientas que necesites en esta vida. Con ellas crearás la obra de arte jamás realizada, la más bella y completa: a TI MISMO.

Que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros.

miércoles, 21 de junio de 2017

Las gafas que nos permiten ver más allá




Como cada mañana, Paula se dirigía a su actividad cotidiana cruzando el monte hasta llegar a la población más cercana de donde vivía con su familia. Eran unos treinta y cinco minutos donde sus pies le llevaban al lugar conocido y habitual para poder ayudar a su familia, pero ella estaba en su interior sintiendo aquel paisaje que le permitía sentirse Una con toda la naturaleza y la vida que veía y percibía en sus desplazamientos.
Su mundo interior le hacía viajar hacia el universo de su existencia y la gloria de ser y estar en su presente. Su ahora le permitía ir más allá de su entorno y sentir la compasión y la sabiduría de la existencia.
Cada día hacía el mismo trayecto, con las mismas piedras, matorrales y polvareda en los tiempos más calurosos.
Una mañana se levantó para disponerse a aceptar su nueva jornada. Salió de su casa y emprendió el camino hacia su lugar habitual. En un recodo del sendero vio unas gafas en el suelo como si a alguien se le hubieran caído. Se dirigió a ellas. Las cogió y quiso probárselas para ver  si veía bien. Rápidamente que se las puso, se las quitó. Quedó como consternada por lo que parecía que había visto, o al menos, así parecía. Paula volvió a observar aquellas gafas, sus cristales por si eran diferentes a alguna de las gafas que ella ya había visto, pero todo parecía normal. Volvió a ponérselas y quedó como asombrada, poniéndose a llorar por lo que veía. Estaba quieta a un lado del camino que realizaba cada día. Giró la cabeza a un lado con las gafas puestas y luego al otro lado. Parecía ver algo inusual que le impresionaba gratamente. Sus lágrimas eran de sorpresa y alegría a la vez.
¡Había visto a sus acompañantes invisibles y su vida a partir de aquel momento! Con aquellas gafas podía ver más allá de su presente y a todo el séquito celestial que siempre le acompañaban y le protegían en sus desplazamientos, tanto por la mañana, como por la tarde. Entonces se las quitó y las guardó en una especie de bolsa que llevaba cruzada en el pecho.
Aquella mañana vio a una amiga suya. Se saludaron y Paula la escuchaba mientras se le decía que su madre estaba muy enferma y los médicos le dijeron que no le quedaba mucho tiempo. En aquel momento recordó sus gafas. Se las puso y vio todo el proceso de su madre y el remedio para salir adelante. Sin saber cómo se atrevió, le dijo a su amiga los motivos por los cuales su madre llegó al estado actual y cómo ayudarla en su recuperación aunque los médicos diagnosticasen la poca vida que le quedaba. La amiga se fue para poner en práctica lo que su amiga le había dicho. Al final su madre logró recuperar-se.
 A media mañana una compañera de trabajo se acercó a ella y le comentó lo mal que se encontraba y el gran malestar emocional que sentía en su interior. Paula recordó el encuentro con su amiga y lo que le había dicho, y se dispuso a ponerse nuevamente las gafas. Lo que vio fue una gran frustración en la vida, pero que saldría de esta situación si se autovalorase ella misma. Incluso vio qué debía de hacer para que así pudiera ser.
Aquella compañera se fue mucho más tranquila y esperanzada para poder salir del estado interior que se encontraba.
A lo largo de aquel día hizo más usos de aquellas gafas que se encontró en el camino. Cada persona que se le acercaba, Laura podía ver los caminos para llegar a la armonía y la sanación de cada ser que le consultaban. Parecía como si todos supiesen que nuestra Laura a partir de aquel día podía ayudarles en su vida.
Volviendo hacia su casa, quiso ponerse las gafas y centrarse en su vida a partir de aquel momento. En aquel instante oyó una voz que le dijo:
-         No son las gafas, sino tu corazón quien guía tus pasos y puede ayudar a quien lo necesita.
-         Sí – dijo Laura -, pero al ponerme las gafas lo veo todo más claro y con más perspectiva. Lo veo todo tal como es y debería de ser con plena certeza de lo que siento al verlo. (Pausa). Entonces, ¿por qué con las gafas lo veo todo muy claro y más allá del presente?
-         Estás preparada para que tu mundo interior pueda ser manifestado a los demás. El silencio debe de dar paso a tu manifestación tal como eres. Tu presencia debe de ser el espejo para todos aquellos que hasta ahora han desoído sus corazones. Mañana ya no necesitarás estas gafas, porque lo que sientes y percibes se encuentra en ti, no en las gafas.

Al día siguiente Laura se despertó y buscó las gafas al lado de su cama, pero no las encontró. Habían desaparecido. Vio a su hermana y a su madre. Cuando lo hizo sintió toda su vida actual y el camino a realizar por cada una de ellas. Cada persona que se le acercaba, podía discernir el tipo de sentimiento que albergaba en su interior y cómo sanarlo si le producía dolor o malestar.

De esto ya hace bastante tiempo. Actualmente se dedica a ayudar a todos aquellos que lo necesitan, escuchando a su corazón, sin más. Cada palabra emitida es la adecuada para poder continuar su proceso aquel ser que le viene a consultar.
Laura tiene un pequeño local donde atiende a todos los que se acercan a aquella población, o a los mismos habitantes para poder llegar a ellos mismos.
A veces necesitamos un estímulo para dar el siguiente paso, pero este estímulo no es un soporte constante, sino solo un empuje para dar el siguiente paso nosotros mismos y poder continuar nuestro proceso de ascensión para sentir nuestra verdadera esencia.
Podemos necesitar un apoyo, una orientación para activar nuestra capacidad de darnos cuenta que hay algo más que nuestro entorno tal como nos lo han hecho creer. Una vez hemos recibido esta orientación, debemos de ser nosotros quienes demos los pasos para llegar a nosotros mismos. Para ello es importante escuchar a nuestro corazón, porque sus susurros nos orientaran qué hacer a cada instante y el cómo.
Laura vivió su mundo hasta encontrar las gafas, sin compartirlo demasiado con los demás por no ser entendida. Necesitó de aquellas gafas para darse cuenta que todo lo que veía y sentía no era algo externo a ella, sino parte de su potencial innato. Cuando aprendió a conectar con él, entonces, dejó de necesitar las gafas que permitían ver más allá, así como entender el presente de cada uno. Todo consistía en SENTIR lo que su corazón le susurraba.
Toda la sabiduría existencial se encuentra en nuestro interior.
Lo que uno pueda llegar a necesitar se encuentra dentro de él. Vayamos a nuestro interior y dejemos de asistir, como a lo mejor venimos haciendo hasta ahora, a supuestos estímulos, los cuales nos hacen, sin ser conscientes, ser dependientes de nuestro entorno.
Llega un momento que cada uno debe de poner a la práctica todo aquello que siente desde su corazón. Cuando todos los seres encarnados así lo hagamos, entonces, el mundo cambiará aceleradamente, pudiendo ver la nueva Tierra y Humanidad, siendo Una con el Hogar y el Universo.

Solo el Amor puede cambiar nuestra vida hacia un estado de pleno bienestar. Las sanaciones y los milagros emanan de uno mismo. La liberación de los obstáculos, según nuestra mente, se produce al escuchar nuestro corazón y tener la actitud que él nos hace sentir desde la paz y la armonía interior, siendo estados de nuestra verdadera esencia.
Las gafas que nos permiten ver con claridad se encuentran en nuestro Sentir interior. Sintamos nuestra esencia y volveremos a nuestro estado prístino manifestado en esta dimensión en proceso de ascensión. Nuestra Divinidad pide paso para ser expresada.

Que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros.