jueves, 21 de mayo de 2015

Desde el Hogar

Amados, las puertas del Cielo ya se encuentran en la Tierra.
Durante años habéis esperado y esperado su venida, pero ahora, esta venida ya se encuentra en vuestro interior.
Cada una de vuestras células empiezan a resonar sus consciencias para unificarse y emanar el maná divino que sois.
Vuestro interior está dejando de ser aquel quien erais, para convertiros en aquel quien siempre fuisteis.
Es ahora, con el fin de lo exterior, que lo interior de cada uno abre las puertas de su manifestación según lo acordado. ¡Ahora ilumináis! Ahora empezáis a iluminar los caminos hacia vuestra esencia. Ahora es el momento de entender que lo vivido tuvo su sentido.
Es ahora, los tiempos que vivís, que Cielo y Tierra se unen para que la Voluntad Superior pueda manifestarse en vuestra dimensión.
Ya no hay motivos para lamentarse, porque el dolor irá quedando atrás a medida que vayáis sintiendo vuestra verdadera esencia en vosotros. Entonces sentiréis aquel quien en verdad sois, y cuando así sea, cada vez con más intensidad, el sentido de vuestra existencia empezará a manifestarse en la pureza, integridad, Luz y Amor.
¡Grandes momentos vivís en el ahora!
Todo el Universo sabe de vuestro proceso y hay alegría en nosotros.
Os honramos por estar donde estáis y acceder a la Intencionalidad Superior, a la cual todos pertenecemos.
Os animamos a continuar vuestro camino, a pesar de las dudas, los desconciertos o las supuestas inseguridades debido que os dais cuenta de la rapidez cómo está cambiando vuestra vida y no llegáis a percibir más allá de vuestro presente.
¡No temáis, amadas almas! No temáis porque aquel quien sois os guiará y os acogerá en los momentos más gloriosos de vuestro camino.
 Estáis siendo protegidos. No temáis.


Que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros. 

2 comentarios:

Elsa Mondello dijo...

Estimado Jordi:
Tratando de descubrir más cuestiones sobre los ángeles, lo he descubierto a Ud. escuchado conferencias, charlas, etc. Me encantó, es muy bello, esperanzador y amoroso el mensaje. Muchas gracias.
Le escribo desde Argentina, desde la Patagonia, precisamente desde una pequeña localidad llamada Sierra Grande.
Un abrazo de luz.
Elsa

Jordi Morella dijo...

Otro abrazo para ti, Elsa.