miércoles, 10 de febrero de 2016

Reencontrar la alegría de vivir

Hoy querría comentar acerca de unas palabras de uno de los mensajes y correos que he recibido de vuestra parte. La pregunta que se me hacía era:

“¿Cómo puedo volver a encontrar la ilusión y la alegría de vivir?”

Antes que nada, deciros que nos encontramos en un período de grandes cambios en nuestras vidas. Las energías de la Tierra van elevándose y esto influencia a todos aquellos que vivimos en ella. Estas nuevas vibraciones, más puras y amorosas, nos llevan a darnos cuenta que nuestra vida no siempre es como nosotros nos gustaría que fuese y, por momentos, como si tuviéramos un flash de consciencia, nos damos cuenta que no estamos viviendo como nos gustaría y que el hecho de haber seguido las pautas de nuestro exterior, empezamos a sentir una especie de resistencia y nos encerramos en nosotros, percatándonos que no somos felices y hemos perdido la ilusión, e incluso, la alegría o las ganas de vivir.
Cuando el ser humano se adapta a lo recibido de su exterior y cumple con todo convencionalismo establecido, en relación a la manera de vivir, está menguando su poder interior y se adapta a los demás, dejándose ir y poniéndose a merced de lo que se nos impone o sugiere según las tradiciones, culturas, creencias de un pasado muy lejano y, sobre todo, perdiendo el empoderamiento que cada uno tiene. Es decir, anulándose día a día. Llega un momento que uno se da cuenta, más tarde o más temprano, de este estado interior que no le crea ningún bienestar, todo al contrario. Este estado, parecido a un abatimiento interior, una desgana por hacer algo por su vida, o incluso lo denominado por “depresión”, solo ha sido motivado por no escuchar el corazón de cada uno, de no vivir en acorde a cómo uno siente, o hacer aquello que sentimos en nuestro interior. Cuando nos vamos reprimiendo y bloqueando nuestros sentimientos y nuestros sueños, llega un momento que nuestro ser nos pide un paro, un reposo para regenerarnos, esclarecernos y recuperar las fuerzas para llegar a ser nosotros.
En estos momentos donde hemos llegado a establecer una rutina no querida en nuestra vida, es cuando todavía nosotros podemos hacer algo por nosotros mismos. Habrá llegado la hora de dar un paso adelante, a pesar de todo nuestro estado interior, y decir: ¡Basta! para iniciar una nueva vida siendo nosotros.
Nunca es tarde. Siempre estamos a tiempo y tenemos en nuestra mano el hecho de resucitar a una vida más en acorde como nosotros sentimos y queremos.
Todo lo bueno que hayas podido pensar o sentir para ti….es posible. Estés como estés, como te encuentres, siempre dispones de la capacidad para superar esta situación y dar un paso adelante para decir: ¡Aquí estoy yo!
Cuando nuestra vida cae en un pozo sin ilusión, alegría, ni ninguna motivación para hacer algo y abrir la puerta de la felicidad en nuestra existencia, es el indicio conforme tu vida necesita un “reset”, un reajuste y una transformación a algún nivel para empezar a manifestar al verdadero ser que eres, apagado y marginado a un lado sin darle la oportunidad que se muestre tal como es, tal como eres. Cuando más nos alejemos de este ser que somos, más iremos notando el desencanto de la vida y el encerrarnos en nosotros mismos debido que vemos que nuestro entorno no tiene nada que ver con nosotros. Habremos creado una energía tan densa que habremos quedado prisioneros en ella, limitándonos en nuestro camino y no pudiendo ver hacia dónde dirigirnos para sentir el Amor y la Felicidad en nosotros mismos.

“No hay nada que vivamos que no podamos superar. Toda experiencia supuestamente adversa conlleva un aprendizaje. Toda situación vivida, aparentemente hostil, tiene un sentido para nuestro mayor bien”.

Por lo tanto, amada alma, seas quien seas, estés donde estés, vivas lo que vivas, la situación que estás viviendo solo es un paso más hacia tu plena realización y manifestación en la vida.
Si hemos creado todo un proceso para llegar a aquí, también lo podemos aprovechar para crear un nuevo camino que seguir a partir de ahora en nuestra vida sintiéndonos mejor y según nuestro corazón nos guía.
¿Cómo podemos volver a encontrar la ilusión y la alegría de vivir? Esta es la pregunta realizada.
La respuesta es muy corta, clara y sencilla: ¡SÉ TÚ! No tengas miedo de ser tú. ¿Por qué no empiezas a hacer cosas que te gusten en la vida? Cuando hacemos algo que nos atrae y disfrutamos con ello, nuestro ser se regenera y equilibra. Cada vez que hacemos algo que nos hace crear bienestar en nosotros,……esto es lo adecuado. Empecemos a hacer aquello que nos gusta, aquello que quizás, hace tiempo, dejamos de lado y nos gustaba. ¡Vuélvelo a recuperar y realízalo!
¿Qué estás haciendo actualmente que realmente disfrutas con ello y te lo pasas muy bien? ¿Qué es lo que te gustaría hacer y no estás haciendo estando en tu mano, pudiéndolo hacer?
Recuperar la ilusión y la alegría de vivir no es difícil, solo es cuestión de ser nosotros. A medida que vayamos siendo nosotros, escuchando nuestro corazón, nuestro interior y haciendo aquello que sentimos, iremos encontrándonos mejor, y os puedo asegurar que nuevas puertas se abrirán ante vosotros para cruzarlas y empezar a encontrar la felicidad, la alegría, la paz y el amor en vuestra vida.
Empieza a hacer cosas que te gusten, que te hagan sentir bien.
Otro de los pasos que podemos hacer es reafirmarnos en voz alta, para que nuestros oídos oigan y escuchen “lo mucho que valemos nosotros y podemos hacerlo”. Las frases de pensamiento positivo pueden ser una baza para regar nuestra tierra interior y poder mostrar, con toda su belleza, los frutos que albergamos en nuestro interior.
Nosotros podemos transmutar cualquier situación que estemos viviendo. Tenemos el potencial para hacerlo y las herramientas necesarias para llevar a término nuestra misión en esta vida. Para ello, debemos de ser nosotros y no tener miedo a lo largo del proceso. Estáis siendo acompañados y protegidos por todos los hermanos de la Luz que están con vosotros alentándoos a seguir y a daros cuenta que el camino que estáis siguiendo hasta el presente, quizás no es el adecuado para vuestra alma, y por eso sentís ahora lo que sentís.
Empieza a expresar en voz alta lo que quieres y lo mucho que tú vales.
Empieza a hacer cosas que te gusten de verdad. Esto creará una energía que alimentará tu espíritu, tu alma, para ir adquiriendo seguridad y fortaleza en tu camino.
¡Tú puedes, amada alma, seguir los pasos de tu corazón! Él es tu guía y tu protección a la vez ante la vida porque cuando seguimos la dirección correcta, todo se sincroniza y se adapta a tu ritmo. Todo fluye, y por lo tanto, tú serás el motor que irá creando la energía adecuada que te permitirá sentir el verdadero ser que eres, tu potencial interior y el AMOR de tu verdadera esencia. Con él,…..todo es posible.

A todos los que os podáis llegar a encontrar en una situación, supuestamente adversa, con la sensación de sentiros atrapados en ella, os digo que no hay nada ni nadie que pueda influenciaros si vosotros no le dais el consentimiento. Al acceder a sus propuestas, dejáis de ser vosotros, cuando el camino es el vuestro, no el de vuestro entorno. Sólo vosotros podéis dar una cualidad de vida a vuestro proceso.

Sonríe. Reafírmate en voz alta y haz aquello que te haga sentir bien.

Que el Amor, la Paz y la Fortaleza sean en cada uno de vosotros.


2 comentarios:

Marleny Osorio dijo...

gracias por tus paabras de aliento.dan fuerza a mi ser. Gracias

Lina dijo...

Magnifica reflecsión permita me felicitarle gracias.