martes, 17 de noviembre de 2015

Suspiros de impotencia

Nuestro mundo está viviendo un nuevo movimiento de despertar. A lo largo de los años, los siglos, ha habido acontecimientos que hicieron tambalear la estabilidad de aquellos momentos para la humanidad.
En cada situación vivida hasta el presente, las almas consiguieron avanzar en sus caminos hacia el siguiente peldaño de su ascensión.
En estos días nos encontramos en una alarma mundial relacionada con un hecho, que es uno más dentro del proceso del planeta Tierra y sus habitantes.
No debéis de alarmaros. No añadáis dramatismo a lo sucedido. Mostrar una actitud de drama en nosotros, damos la razón de desesperación, indefensión y de seres limitados hacia aquellos que implantan la semilla del desconcierto y el desamor.
La oscuridad en nuestro planeta está perdiendo su poder y control. Esta pérdida de empoderamiento ha sido debida a vuestra conexión, predisposición y avances hacia vuestro interior para reencontraros con vuestra verdadera esencia y en aquel quien sois en verdad. La humanidad se ha estado dirigiendo hacia la Luz, y ésta ha podido iluminar la faz de la tierra y a toda la humanidad. Este deslumbramiento hace que la oscuridad que hasta hace poco controlaba a la mayor parte de los seres encarnados, ahora se ve ignorada y relegada a una posición de alejamiento de nuestro mundo debido a la elevación energética que se está produciendo al recordar de sus habitantes, vosotros, que hace que la no consciencia desaparezca de nuestros seres.
La oscuridad ya no puede con el ser humano que se dirige hacia su divinidad, tomando contacto con sus verdaderas esencias y recordando quienes son.
La oscuridad está retrocediendo, pero no antes sin intentar dar uno de los últimos suspiros en nuestro planeta para la humanidad existente.
Al igual que un moribundo hace un último suspiro antes de su transcender, de alguna manera así la oscuridad quiere dar los últimos arrebatos para poder recuperar su poder y su estatus antes de la aparición de la consciencia en todos los seres humanos. Es como un golpe de puño sobre la mesa, de impotencia por su desesperación porque ven peligrar su presencia, en primera línea, ante las vidas que siempre han podido controlar y apoderarse, “posesiones”, en muchas de ellas. Ahora ya no. Ha llegado la hora de su retirada, pero se resisten, porque no aceptan su nuevo papel de desaparición. La manera que la oscuridad tiene para hacerse notar y volver a recuperar el papel, el poder que tenían, es haciendo tambalear al mundo, para que el miedo vuelva a imponerse entre sus habitantes, así como el odio, la venganza y la impotencia, energías ellas, de las cuales la oscuridad se va alimentando.
Lo que está sucediendo en nuestro amado mundo, es la transmutación de lo humano, inestable e limitado en divino, armonía y omnipotencia. Recordar el Dios que cada uno es hace que toda oscuridad que pueda haber sea desdibujada y alejada a otras lides donde puedan tener un papel más preponderante para la evolución de otros sistemas de vida a lo largo de los universos. Aquí, en Gaia, la oscuridad ya no tiene razón de ser como la tenía hasta hace poco. El Amor se va instaurando cada vez más, haciendo desaparecer toda oscuridad o duda que pueda haber.
Saber que tu poder y tu estatus ya no será el mismo, habiendo controlado a la mayoría de los seres encarnados, se necesita mucha comprensión y aceptación, y la oscuridad nada de esto tiene, solo control, dominio, anulación del ser, impotencia y desamor.
Alegraos, a pesar de los pesares, porque esto muestra que vamos en la dirección adecuada. No juzguéis. No critiquéis, porque cada uno, cada ser realiza su papel para la evolución de la humanidad, para la ascensión de nuestras almas.
Cuando uno se encuentra en el umbral de su ocaso y está aferrado a un pasado y a unas creencias muy lejanas a las que puedan existir en el presente, hace todo lo que puede para convencer y hacer ver que él es necesario, todavía, en los tiempos actuales. Eso mismo está sucediendo en nuestro planeta. La oscuridad ve como está perdiendo sus papeles y ya no se la respeta ni se le teme. Por eso necesita llamar la atención para crear desconcierto, miedo, rabia, impotencia y justicia terrenal, por no decir venganza.
Vivimos tiempos gloriosos de ascensión. El planeta y nosotros, los seres que la habitamos también estamos en este ciclo de gran elevación espiritual, amorosa, por esto sentimos muchas veces, un gran bienestar en nosotros como no lo habíamos tenido hasta ahora, o una confianza o esperanza que todo va a cambiar.
No os dejéis llevar por lo que vuestros ojos físicos ven. Nada es lo que parece.
Estamos en tiempos donde se necesita estar conectados con nuestros corazones, con nuestro interior y abrazados a nuestra esencia, a nuestra divinidad. Todos somos Amor, incluso aquellos que han dado los pasos anunciados por los medios de comunicación que han permitido dejarnos cuerpos sin vida. No sintáis rabia hacia ellos. No los juzguéis, porque de esta energía, ellos se alimentan. No los insultéis, y deseéis lo peor para ellos, porque este desamor expresado por palabra, sentimiento o por otro medio, hace que salgan de su situación y recuperen su empoderamiento.
En su momento, Jesús el maestro nos transmitió que si alguien te hería, “le ofrecieras la otra mejilla”. Momentos como los sucedidos en Francia, Siria, Israel o Palestina, son los adecuados para entender estas palabras que hace unos dos mil años fueron transmitidas por un maestro consciente y una fuente de amor y hermandad.
Poner la otra mejilla tiene que ver con la actitud de amor, comprensión y respeto hacia el otro. Cuando la oscuridad todavía existente en nuestro mundo quiere hacerte tambalear e irritar, muéstrale la otra cara, y déjale ver tu amor, tu luz hacia él. Precisamente la oscuridad es falta de amor. Cuando amamos, y cualquiera es merecedor del amor que somos, estamos activando el amor que hay en él. Muchos necesitan de nuestra verdadera esencia sanadora, armoniosa y llena de paz y serenidad. Cuando reciben esta nueva energía, les estamos dando la oportunidad para que recuperen su verdadero ser y la densidad que pueda haber en ellos, transmutarla en amor, comprensión y paz interior.
Cuando cada uno de los seres humanos sientan en su interior aquel quienes son, y hagan las paces con ellos mismos, siendo abrazados por el gran amor que hay en ellos, entonces, habrá Paz y Amor en todo el planeta Tierra, y toda la humanidad se unirá para un único fin: elevar el planeta y las almas que lo habitan . Entonces, viviremos en armonía unos con los otros, no teniendo presente la religión, color de la piel, estatus social, porque todos estarán unidos desde el corazón y todos se hermanarán para hacer de esta vida y este lugar del universo que habitamos, un espacio donde el Cielo pueda instaurarse. Entonces, es cuando el Cielo será en la Tierra.  Para esto, no debemos de responder a las supuestas provocaciones de la oscuridad.
Ella está en sus últimos períodos existenciales con nosotros. No respondáis con la energía que ella necesita para alimentarse. Responded con Amor hacia el desamor, y así elevar su presencia hasta llegar al perdón. Cuando éste se manifiesta y se siente dentro de uno, entonces, solo velará por el mayor bien de todos y sus actos, estarán en la dirección de apoyo y ánimos para elevar las almas que ahora nos encontramos en este mundo y en este universo.
La oscuridad continuará con sus ruidos y acciones espectaculares para llamar su atención.
Amadas almas hermanas, estamos en tiempos de ir a nuestro interior y conectar con nuestro corazón, con nuestro centro y no dejarnos llevar por los impulsos de impotencia y rabia. De esta manera solo crearéis más dolor en vosotros y la humanidad. Vuestra energía será esparcida abrazando a todo  el planeta y sus habitantes. ¿Es esta la energía que queréis que haya? Estad centrados en vuestro interior para sentir la paz y el amor. Estos instantes de sentir la armonía en vosotros, hará que las semillas que todavía no hayan despertado o necesiten un bálsamo del amor divino, puedan recibirlo y transmutar los fusiles en acuerdos, la ira en aceptación, el dolor en comprensión, los intereses personales en comunitarios y las imposiciones de sus creencias en una aportación y tolerancia hacia la elevación de todas las almas.
La oscuridad está perdiendo su poder. Está en una fase terminal, y antes de fallecer y desaparecer de nuestro amado mundo, está haciendo un último intento para volver a controlar y dominar las almas de la Tierra. 
Ya nada puede hacer, porque las consciencias han empezado a despertar y a aumentar de una manera acelerada. Ya no hay vuelta atrás.
La fuerza de la energía del pasado está haciendo los últimos suspiros, porque sabe de su defunción y ya no tiene cabida en nuestro mundo,…y esto, gracias a todos vosotras, amadas almas despiertas que estáis colaborando en la elevación de este mundo que vivimos, abriendo las puertas para que el Cielo sea en la Tierra.
El Amor puede transmutar y crear los milagros más inesperados, y vosotros, amados seres encarnados, estáis haciendo el mayor milagro de todos los tiempos: eliminar la oscuridad de la faz de la tierra.
Todo tiene su sentido, incluso lo que estamos viviendo actualmente.
Será con la fortaleza de espíritu, la conexión con nuestro interior, lo que permitirá que lo que fue ya no sea, y los anhelos de lo que sentimos en nuestro corazón, una realidad.
Gracias por ser y estar en estos momentos de nuestra historia, porque sin ti, no sería posible los grandes cambios que se están realizando en nuestra amada Gaia.
Gracias a todos por querer estar en estos momentos del gran proceso de Ascensión de nuestro planeta y toda la humanidad.
¡No temáis! Estáis siendo protegidos y amados. No hay quien transcienda, quien nos deje, que no deba de dejarnos. No hay víctimas por accidente, sin más, al azar. Todas aquellas almas que han fallecido, así debía de ser para su proceso. Los que aquí quedamos, sintamos el Amor y abramos nuestro corazón para irradiar el amoroso ser que somos y nuestra paz interior para todo ser vivo a lo largo del firmamento.
Tu presencia repercute a lo largo de todo el Cielo, porque tú eres parte de este Cielo aquí en la Tierra.

Sólo el Amor en vosotros puede convertir las barbaries en semillas para una nueva vida basada desde el corazón. Mientras dejemos que nuestra mente imponga las emociones a tener, el caos, el victimismo, la confusión y las guerras y tensiones continuarán.
La Paz y el Amor en el mundo emanan de ti, sintiendo la Paz y el Amor en tu interior.

Solo el Amor puede crear más Amor.


Que el Amor y la Paz sean en todos vosotros. 

4 comentarios:

Eugenia dijo...

EXCELENTE mensaje....!!!!!

SOLO VIBREMOS ALTO...ante todo lo que acontezca....por mas soloroso que sea...

La pena y los comentarios de los acontecimientos alimentan a quellos que rpetenden disminuir la LUZ del planeta..

Ya es tiempo de actuar desde el AMOR..en concienicas de luz....

Gracias Jordi...hermanao del tiempo

SOMOS UNO
SOMOS CONCIENCIA
TE AMO
Eugenia

Marleny Osorio dijo...

gracias Jordi por tan hermosas palabras.Al leerlas se le puede sentir la fuerza de vida que contienen.Gracias por tu nuevo aporte es balsamo para el sentir de nuestros corazones.Te quiero.

Jordi Morella dijo...

Gracias Eugenia y Marleny por compartir estas palabras. Gracias por abrir vuestro corazón. A las dos, un abrazo, deseando lo mejor para vuestra alma.

terabitter dijo...

si nos empeñamos alimentar la ira y los demonios en nuestra mente basicamente hacemos lo mismo que hacen ellos con sus actos.Lo comprendo y asi lo siento Jordi gracias y un abrazo