miércoles, 21 de octubre de 2015

La Presencia del Hogar

 El Hogar cada vez está más presente, por eso ahora sois más que sentís los anhelos de poder conectar con vuestros guías o entidades celestiales como son los ángeles y maestros ascendidos.
Sentís un impulso de querer aprender a comunicaros con los hermanos de la Luz que os acompañan en vuestro proceso y están con vosotros desde vuestro nacimiento. Es ahora cuando una fuerza inusual hace que sintáis el querer conectar con ellos, sentirlos y poderos comunicar para saber qué os tienen que decir.
Es ahora cuando lo encarnado sublima su ser para ascender nuevos peldaños hacia el Hogar.
Es ahora cuando la llamada del Hogar resuena en vuestro interior debido a los cambios de energía de nuestro planeta y el aumento de consciencia de parte de la humanidad. Es ahora, sí, ahora.
Hay una gran ilusión, emoción para poder saber de nuestros amados hermanos “invisibles”, a los ojos regidos por lo humano.
El planeta asciende aceleradamente, en relación a cómo lo estaba haciendo hasta hace pocos años. Este aumento de vibración hace que los interiores de lo encarnado se activen, se remuevan y empiecen a dar pasos hacia una dirección distinta a la que han seguido hasta no hace mucho. Hay un gran despertar interior, un denominado “Despertar de la Consciencia” cada vez mayor.
Parte de este proceso es abrir nuestro corazón, empezar a escuchar su voz cálida, su guía y su sabiduría. Esta apertura abrirá nuevas puertas en nuestro sendero hacia nosotros mismos. Estamos abriendo puertas que nos hacen avanzar hacia nuestro recordar y sentir nuestra naturaleza prístina y potencial que siempre ha estado albergado en nosotros, pero enterrado y apartado por las pautas inculcadas y aceptadas de nuestro exterior.
Ahora ha llegado la hora del Gran Despertar.
Nuestras energías se van acercando más a las de nuestros hermanos de la Luz, por eso nos vamos acercando y ellos cohabitan con nosotros, también cada vez más, porque sienten la aproximación energética. También empiezan a sentirse mejor entre nosotros. ¡Continuad con vuestro proceso, vuestra intencionalidad de llegar a ser vosotros!, y estos seres amorosos que velan por nuestro ser, serán sentidos, e incluso vistos, cada vez por más humanos dando pasos hacia su divinidad.
La respuesta es bien sencilla, cuando se pregunta: ¿qué puedo hacer para conectar o conocer a mis guías o comunicarme con los ángeles?: ¡SÉ TÚ!
Tú no eres un ser denso, limitado, a medias o sin capacidades. Nada de eso es. Sencillamente es que no hemos recordado quienes somos, y el esfuerzo realizado nos ha llevado a creer lo poco que éramos. No porque no hayas recordado todas tus funciones innatas, tu potencial que se encuentra en tu naturaleza, quiere decir que no las tengas. Es lo mismo que un coche salido de fábrica. Puede tener muchas prestaciones, pero si no te las explican o lees las instrucciones, solo sabrás hacer servir las funciones más básicas: acelerador, freno, embrague si lo tiene, parabrisas, claxon, cambio de marchas e intermitentes. ¡Eres mucho más que todo esto!
Lo mismo que un ordenador. Tiene infinitas posibilidades de realización, pero algunos se encuentran bloqueados porque no saben que es posible, ya no solo redactar tu camino en una página en blanco, sino que, a más a más, puedes colorearla e insertar gráficos, imágenes y diferentes tipos de letra, según el párrafo.
Ahora se está despertando de una manera masiva, y ya sois muchos que percibís, o tenéis sensaciones que no estamos solos y hay otras entidades con vosotros que os acompañan. Algunos empezáis a saber que muchas de las señales que os encontráis en el día a día, son ellos que os hacen saber que están con vosotros, muy cerca de vosotros, y que a menudo os abrazan para consolaros, animaros y os susurran al oído conforme todo está yendo bien. ¡Oh, sí! ¡Ya lo creo que cada vez sois más! Para mí es una alegría y una gran emoción al poder sentir y ver vuestras vidas elevarse como lo están haciendo.
Para conectar con el Hogar, sólo tienes que ser tú. Siente el Amor dentro de ti e irrádialo en tu día a día en la tierra fértil de tu entorno. Tu Amor irradiado y tu Luz expandiéndose en cada paso que des, siembra el terreno preparado para ti, para que aquello que has venido a hacer pueda ser llevado a término con toda su plenitud.
Siente el Hogar en ti. Siente tu esencia amorosa en todo tu ser, siendo la llave maestra que te unirá con todos aquellos seres de la Luz que te acompañan vayas donde vayas, siendo tus deseos cumplidos. Sé paciente. No te inquietes, y si en algún momento no sientes nada (¿seguro?) o “no ves absolutamente nada”, quédate tal como estás, sintiendo estos momentos de paz, serenidad, armonía y sosiego. Disfruta estos momentos, porque podrás vislumbrarlos y sentirlos, cuando la niebla que rodea tu mente activa se disipe y puedas sentir el latido de tu corazón y el silencio del Hogar en tu interior. Este estado te ayudará a abrir las puertas de tu bienestar y cambio en la vida. Vuelvo a deciros que debéis de ser pacientes. Primero prepara tu ser, y cuando te hayas acostumbrado a ti, aceptándote, entonces, esta aceptación te ayudará, también, a aceptar a aquellos que están contigo “y no ves”.
¡Sé tú! ¡Acostúmbrate a tu presencia! ¡No provoques nada, ninguna imagen ni sensación, sólo déjate ir y, más tarde o más pronto, empezarás a saber de ellos personalmente! No dudes. Confía y ábrete a ellos para que formen parte de tu vida de una manera consciente. Entonces, tu vida cambiará. Ya nada será igual, porque habrás abierto las puertas del Hogar dentro de ti. Sólo puedes esperar lo mejor.
Sé paciente. No te inquietes. Sólo siente el Amor en ti y la calma en tu interior. Siendo tú, atraerás a tus hermanos de la Luz para saber de ellos.
He llegado a conocer almas que no sabían lo que era el Amor. Tuvieron que empezar por aquí. Con el tiempo, este sentir amoroso cada vez más en ellos, pudieron llegar a percibir y sentir las presencias amorosas de los hermanos de la Luz que nos rodean. Cuando más seas tú, más serás Uno con ellos. Vuestra comunión se basará a través del corazón, del amor, que es la esencia que todos somos, encarnados y no.
No queráis tener prisa. Será con la paz y el amor que a ellos os uniréis conscientemente. Ahora ya están con vosotros, y sobre todo lo digo para todos aquellos que todavía no los sentís o veis. Lo más importante es sentirlos. Dejad que ellos se manifiesten de la mejor manera para ellos y vosotros. Estad atentos a vuestra cotidianidad. Vivid conscientes y despiertos, porque nuestro día a día está lleno de señales y simbología que nos hablan.

Sé tú y déjate llevar. Escucha a tu corazón y haz aquello que te susurra y dice de una manera muy clara y alta, y cada vez más, a medida que vayas siendo tú y recordando el amoroso ser que eres.
Recordar es aceptar lo bueno que hay en ti y el darte cuenta del sentido amoroso de todo lo que vives en tu andar.

Yo Soy parte del Hogar. Soy Uno con ellos, con todos mis hermanos, y puedo decir, que el Amor que siento en mí, va más allá de toda terrenalidad conocida. Avanzo con el sosiego de mi consciencia despierta y mi vida va transformándose a cada paso dado. Lo imposible se transforma en asequible. Lo difícil en natural y obtenido, y los sueños en realidad.
Cuando el camino no lo haces solo sino aceptando a tus hermanos del Hogar de donde procedes, entonces, éste se ensancha para dar cabido a todo el Universo y la Hermandad de la cual procedes. Tu vida deja de ser tuya para entregarla al servicio de la Gran Voluntad Superior, motivo por el cual, ahora tú, yo y todas las almas encarnadas nos encontramos en los tiempos actuales.
Sólo existe el Amor y es el Amor el nexo con nuestro Hogar.

A todas, almas hermanas, desde mi corazón, que el Amor y la Paz sean en cada una de vosotras. 

4 comentarios:

Mario Daniel Villarreal dijo...

Jordi, amado hermano, que la luz que te ilumina llegue a toda la humanidad. Yo también siento ese fluir divino como lo describes y me alegra que España tenga el sol de amor que eres.

Jordi Morella dijo...

Gracias Mario Daniel por tus palabras. Un abrazo.

Mario Daniel Villarreal dijo...

Sé que no te sientes solo, aun siendo tan diferente tu corazón a la gran mayoría. Aunque somos muchos quienes apreciamos tus mensajes de Luz y Amor dívino, aun así es muchísimo lo que falta iluminar a esta humanidad. Sabiamente los Maestros te han puesto donde estás. En Argentina, de donde soy, hay mucha espiritualidad también, lo mismo en Uruguay. Hay allí una mujer maravillosa dando tu mismo tipo de mensaje. Hay un trabajo sobre todo el planeta. Gracias por respuesta! Gran abrazo de Luz y Amor!

Elsa Mondello dijo...

Querido Jordi, la distancia que nos separa no es distancia, para el amor no existe esa limitación.
Amo escuchar tus palabras, leer tus textos, me llenan de una esperanza infinita, me llenan de amor, siento el real sentido de la vida.
Muchas gracias!!!!
Desde el otro lado del charco (Patagonia Argentina), un abrazo de luz.-
Elsa